Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Con un pie fuera de la Cámara el representante Ramón Rodríguez Ruiz

EL CAPITOLIO  – La Cámara de Representantes se apresta a expulsar el jueves de la Legislatura al representante novoprogresista, Ramón Rodríguez Ruiz, luego que se revelara un informe de la Comisión de Ética que recomienda la expulsión del legislador.

Esto por el caso que trascendió en el que el representante supuestamente agredió a una empleada de su oficina en un incidente ocurrido el 10 de noviembre del año pasado en Santa Isabel. Se trata de Soniel Rodríguez, de quien además se dijo que tuvo una relación con el legislador. El legislador habría agredido a la mujer con un puño en la cara. La víctima denunció la agresión pero luego cambió la versión de los hechos.

Tras conocerse el contenido del informe, el portavoz de la mayoría, Gabriel Rodríguez Aguiló confirmó que el mismo sería atendido en la sesión del jueves. Se supone que el informe tiene que ser presentado en el hemiciclo cameral, donde debe recibir 39 votos para validar o no las recomendaciones del escrito.

El representante, José Aponte Hernández confirmó en una entrevista radial (WKAQ) que el informe está incluido en el segundo calendario de órdenes especiales de la Cámara. La sesión está citada para las 11:00 de la mañana del jueves.

El expresidente cameral adelantó que votará a favor de la expulsión del representante por el Distrito 27 de Salinas, Santa Isabel, Coamo, Aibonito, y Juana Díaz.

Mientras, la vicepresidenta del cuerpo, Lourdes Ramos también adelantó que votará sin reservas a favor de la expulsión de Rodríguez Ruiz. A su juicio, la Cámara debe enviar un mensaje contundente de que cualquier atentado contra la integridad física y emocional de la mujer es un crimen abominable que no puede condonarse bajo ningún concepto.

Los miembros de la Comisión cameral de Ética acordaron unánimemente el miércoles aprobar el informe que recomienda la expulsión del legislador, por entender que cometió el delito de violencia doméstica.

No obstante, las otras imputaciones que se han hecho contra Rodríguez Ruiz se dejaron a la discreción del Departamento de Justicia y la Oficina de Ética Gubernamental, según el representante del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez.

Márquez sostuvo que no le dieron credibilidad a la supuesta víctima de agresión, quien públicamente negó que el representante Rodríguez Ruiz fuera la persona que la agredió y que sí dieron peso a los testimonios de los otros testigos. Estas siete personas fueron el oficial de la Policía y el sargento, quienes atendieron por primera vez el caso; dos agentes de la División de Violencia Doméstica de Guayama; dos oficiales del Cuerpo de Investigaciones Criminales y finalmente, los empleados del hospital donde fue a recibir atención, a todos los cuales les informó que su agresor había sido el representante.

Por su parte, el representante Rafael Tatito Hernández, quien tuvo objeciones de que en el documento se incluyera la investigación hecha por el licenciado Ernie Cabán, se mostró satisfecho con el escrito.

En el informe, que preparó el investigador Ernie Cabán y que se utilizó como parte de la evidencia que utilizó el presidente cameral, Carlos Johnny Méndez para referir al representante Rodríguez Ruiz a la Comisión de Ética de la Cámara, al Departamento de Justicia y a la Oficina de Ética Gubernamental, supuestamente se configuraron los delitos de violencia doméstica, malversación de fondos públicos, perjurio e intimidación de testigos.

Deje un comentario