Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Apple, bajo la lupa de las autoridades

Economía
Bloomberg News

Tim Cook, CEO de Apple. / AP

El Departamento de Justicia de EE. UU. y la Comisión de Bolsa y Valores estarían evaluando si la empresa rompió leyes de valores de ese país con esta práctica. Ya fue demandada por grupos de defensa del consumidor.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Comisión de Bolsa y Valores están investigando si Apple violó las leyes de valores con respecto a sus revelaciones sobre una actualización de software que desaceleró el desempeño de los modelos de iPhone más antiguos.

El Gobierno ha solicitado información a la empresa, según fuentes que pidieron no ser identificadas porque el asunto es privado. La investigación se encuentra en etapas previas, advirtieron, y es demasiado pronto para concluir que cualquier acción seguirá. Los investigadores están analizando declaraciones públicas hechas por Apple sobre la situación.

Si bien la desaceleración ha frustrado a los consumidores, investigadores de EE. UU. están preocupados de que la compañía pueda haber confundido a los inversionistas sobre el rendimiento de los teléfonos más antiguos.

Un portavoz de la SEC se negó a comentar. Una portavoz de Apple no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios. Una portavoz del Departamento de Justicia prefirió no decir nada. Las acciones de la compañía cayeron 0,59 % a US$166,97 al cierre del martes en Nueva York. Los títulos de Apple han estado bajo presión en medio de informes de ventas más débiles de lo esperado del iPhone X y antes de su informe de ganancias, que será revelado este jueves.

Hace varias semanas, Apple dijo que una actualización de software lanzada a principios de 2017 desaceleró el rendimiento de los modelos más antiguos de iPhones, como una forma de evitar que los teléfonos se apagaran al azar. Cuando lanzó la actualización, la compañía no había dicho que el software ralentizaría los dispositivos. En diciembre, Apple se disculpó por no comunicar claramente esta información y se comprometió a lanzar otra actualización para mitigar la preocupación.

A principios de enero, el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, dijo a ABC News que cuando la compañía publicó la actualización de software que causó los problemas de rendimiento para los iPhones anteriores, “dijimos de qué se trataba, pero no creo que mucha gente estuviera prestando atención. Y tal vez deberíamos haber sido más claros”.

Las ralentizaciones ocurren cuando la batería de un iPhone más viejo alcanza un punto no especificado de degradación y se pueden corregir si un usuario la reemplaza. Como parte de su disculpa pública, Apple redujo los precios de los reemplazos de baterías en sus tiendas a US$29, un descuento de US$50.

Apple planea lanzar una actualización de software para el iPhone, llamada iOS 11.3, en los próximos meses, con nuevas características que permiten a los usuarios monitorear la salud de sus baterías y protegerlas contra la desaceleración. Si los consumidores desactivan el regulador de consumo de energía, los iPhones más antiguos serán más propensos a reiniciarse al azar, dijo Apple. El sistema afecta a los modelos de iPhone 7 y anteriores, pero no al iPhone 8 y el iPhone X, según la compañía.

Después de disculparse con los clientes en diciembre, Apple fue demandado por grupos de defensa del consumidor y usuarios individuales de iPhone en una reacción global.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.