Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Twitter detecta más de 50.000 cuentas relacionadas con la injerencia rusa

La propaganda llegó a 667.775 usuarios de la red social

Una carpeta de Twitter durante una audiencia pública. BRENDAN SMIALOWSKI AFP

Twitter acaba de reconocer que el impacto de la propaganda rusa en su red social fue superior al inicialmente estimado. Según su investigación 677.775 usuarios de Twitter estuvieron expuesto o interactuaron con cuentas dedicadas a influir en la opinión pública y modificar el voto. En total han detectado más de 50.000 cuentas automatizadas y conectadas con el gobierno ruso.

Twitter ha enviado un correo electrónico a los 677.775 perfiles expuestos a la propaganda de esta trama, entre los que se encuentra la autora de este noticia. En la misma se matiza que no tiene implicaciones de seguridad pero sí lo hacen a título informativo: “Compartimos esta información para que sepas más de estas cuentas y la naturaleza de los esfuerzos de Rusia en materia de propaganda”.

Detrás de esta actividad está la Internet Research Agency, más conocida como IRA, una organización con vínculos contrastados con el Kremlin. Esta investigación pretende completar la presentada en noviembre pasado en el Senado, donde se estudia el papel de Facebook, Google y Twitter en la pasada campaña presidencial para encumbrar a Donald Trump.

El servicio del pájaro azul ha mostrado sorpresa al ver cómo sus datos internos delataban un impacto mayor del inicial. “Ya hemos suspendido estas cuentas y el contenido relevante en Twitter ha desaparecido, ya no se puede consultar públicamente”, remarcan.

Dentro de estos esfuerzos para controlar las tendencias nocivas en su servicio dicen estar mejorando sus métodos de detección automática para dar con cuentas sospechosas, así como tener un mejor control de las aplicaciones de terceros que se conectan a su servicio. Se han dado cuenta que esta suele ser la fórmula más común para controlar bots (cuentas automatizadas que replican contenido).

La rutina más habitual de estas cuentas era difundir contenido en el que se difamaba y ridiculizaba a Hillary Clinton, entonces candidata demócrata con cierta ventaja en las encuestas.

Desde diciembre dicen haber revisado más de 6,4 millones de cuentas sospechosas. En 2016 contemplaron como las que se conectan a través de aplicaciones ajenas a la nativa crecieron un 60% solo dos meses antes de las elecciones. Tras contrastar estos datos han dado de baja varias de estas aplicaciones.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.