Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

México despliega 5.000 policías federales en Cancún y Los Cabos

Los agentes también reforzarán la seguridad en otros cuatro Estados conflictivos

Policías federales vigilan una plata de Cancún este enero. AFP

Un día después de una violenta balacera que duró media hora en La Paz (Baja California Sur) y de varios hechos violentos en otra de las joyas turísticas de México, Cancún en Quintana Roo, las autoridades mexicanas han anunciado este martes el despliegue de 5.000 policías federales en varios puntos conflictivos del país para intentar frenar la ola de violencia. “Son más de 5.000 efectivos de fuerzas civiles federales (…). No están participando en este operativo o despliegue ni el Ejército mexicano ni la Marina, sino las capacidades civiles que tiene el Estado mexicano, que son muchas”, ha señalado a la prensa el secretario de Gobernación Alfonso Navarrete, que ha reconocido que “los niveles de inseguridad son alarmantes”.

La mayoría de los efectivos han sido desplegados en Tijuana (noroeste), fronteriza con la estadounidense San Diego, y el corredor que une el resort de Los Cabos con La Paz, en el Estado de Baja California Sur que, junto a Cancún, son los destinos turísticos mexicanos que atraen a más extranjeros. El despliegue se realiza también en puntos de los Estados de Colima y Jalisco (oeste) y en la ciudad de Chilpancingo, capital del sureño Estado de Guerrero, uno de los más violentos en México. Está previsto que la medida se aplique también en Coatzacoalcos (Veracruz).

Navarrete añadió que el despliegue tiene también por objeto ejecutar órdenes de captura de la fiscalía general. El Gobierno mexicano se reunió en la tarde del lunes para informar al presidente Enrique Peña Nieto y Renato Sales, comisionado nacional de Seguridad, aseguró a la agencia AP que la intención de las autoridades es “reducir la violencia en lugares claves”. El tiroteo del lunes en La Paz, que sembró la alarma entre los habitantes de la capital sudcaliforniana, y del que hay un vídeo que incendió las redes sociales, dejo un saldo de cinco detenidos (la mayoría buscados por homicidio y narcotráfico) y 10 armas confiscadas, según la fiscalía estatal. Este episodio se produce tras levantar EE UU en enero la alerta a sus ciudadanos para que no viajasen a Los Cabos y a Cancún y en medio del debate creado por las polémicas declaraciones del secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, de legalizar el consumo de marihuana en esos dos destinos turísticos

La ola de violencia ligada al narcotráfico ha convertido 2017 en el año más sangriento para México, con 25.339 asesinatos, desde que inició el registro oficial, en 1997. Se calcula que más de 200.000 personas han muerto y otras 23.000 han desaparecido desde que Felipe Calderón declarase la “guerra contra el narco” en 2006.  El despliegue se produce, además, cuando la Suprema Corte mexicana está en pleno debate de los últimos recursos de inconstitucionalidad contra la Ley de Seguridad Interior, votada en diciembre, que permite al Ejecutivo ordenar despliegues militares en zonas violentas. El presidente Enrique Peña Nieto promulgó la ley, pero aseguró que no la aplicaría en espera de que la Suprema Corte se pronuncie.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.