Messi juega ahora en la política de…. Israel !!!

Desde Israel por Dr. Israel Rabinowicz

Desde que el Presidente Trump reconociera a Jerusalén como capital del Estado de Israel y su disposición a trasladar su embajada de Tel Aviv ya son 27 las raquetas que desde la franja de Gaza se dispararon hacia territorio israelí, incluida la famosa filmación que recorrió el mundo en la cual casi 200 participantes, entre ellos parlamentarios e importantes políticos, jefe de la oposición incluido, a una ceremonia que se realizaba en uno de los kibutzim de la zona en memoria de uno de los soldados cuyos cuerpos están retenidos por el Hamás. 

Las sirenas a pleno, en el cielo con toda claridad se pudo observar cómo se disparan los cohetes que intentan interceptarlos antes de llegar a tierra, lo que pretendía ser un emotivo acto se convirtió con la mayoría de los participantes cuerpo a tierra, otros corriendo en la búsqueda de los refugios, para el gobierno fue uno más de los ataques que no realiza el Hamas, simplemente son otros pequeños grupos a quienes no puede controlar en forma total, todo ello es simplemente “ un goteo “ no preocupante ya que todos los trascendidos y las fuentes de información les dicen que Hamás lo que menos pretende es un enfrentamiento total.

Lo que sucede en el sur puede trasladarse al norte y a los territorios de la Autoridad Palestina, en ambos la tensión se corta por los aires, por el lado de Siria y El Líbano, Hisbollá mediante, supeditados a las políticas, instrucciones y avances de Irán, en el otro con un Abu Mazen al final de su carrera política y cada vez menos dispuesto a ser el bueno de la película, el que pone los frenos a cualquier escalada de violencia, nada nuevo para los analistas israelíes acostumbrados ya a situaciones similares, pero la actual, por la intervención de terceros países interesados en los conflictos zonales, obliga a una tensión que siempre camina en los límites.

La línea directa, personal y política, que existe entre el Presidente Trump y Netanyahu hace que el norte de Israel, Siria y Líbano vistos ambos ahora como un todo, con el control remoto desde Irán convierte en que los ojos sobre futuros movimientos militares no muy lejanos deban depositarse sobre dicha zona.

En paralelo el Primer Ministro Netanyahu ocupa su tiempo en lo que más le agrada, con lo que más disfruta, los juegos políticos, intentar que su coalición de gobierno no se rompa y como consecuencia su gobierno no caiga obligando a nuevas elecciones, para ello opera descendiendo a lo más bajo de la escala política, a lo más profundo del barro para lograr que un partido religioso que integra su mayoría y que, como parte del esquema de coalición en su momento firmado, pretende aprobar una ley prohibiendo la actividad comercial en los días sábados.

Todo su peso y caudal político detrás de algo que la mayoría de la población rechaza, ésta es mayoritariamente contraria a la extorsión e imposición religiosa, al solo efecto de salvar su coalición política.

La misma persona que puede declarar guerras y ataques militares dedica su tiempo para ordenar, mover los hilos para que legisladores enfermos y hospitalizados, otro en pleno velorio por el fallecimiento de su esposa concurran a votar para no quedar en minoría, es el mismo Primer Ministro que se muestra como el estratega del mundo, no son pocos los psicólogos que ven, que analizan que en esas descontroladas neuronas está el verdadero peligro.

Los menos especulan que nada es desconocido por Netanyahu, que es una estrategia perfectamente planificada, que en aras de capitalizar al máximo su sintonía y cercanía con el Presidente para obtener beneficios políticos para Israel que de otra manera nunca se lograrían, el reconocimiento de Jerusalén como su capital fue el primero de ellos, todos estos juegos políticos para preservar su coalición y que muy mal lo dejan ante la opinión pública no son más que un mal trago necesario para lograr objetivos mayores, un potencial conflicto bélico en la frontera norte con total apoyo de los Estados Unidos, lograr los cambios fronterizos y de poder e influencias que lleven a una paz permanente, pasar a la historia por la puerta grande.

Las fuertes lluvias y vientos de éstos últimos días llegan portando rumores de nuevas elecciones, los problemas judiciales de Netanyahu no son extraños a dicha sensación, cuando algunos de sus fieles soldados políticos comienzan a mostrar discrepancias, incluso algunos ya las dicen en forma pública, es señal que algo se avecina, que ya no todo está bajo el control del Primer Ministro, hay que posicionarse para el día después.

Pero como sin quererlo, sin cálculo previo, de repente aparece un nuevo acontecimiento que puede condicionar todos los tiempos en el corto plazo tanto en lo político como en el militar, a fines del próximo mes de Mayo se realizará aquí en Israel la boda del jugador del Club Barcelona, Sergio Roberto, con la modelo Coral Simanovich, Bar Rafaeli la gestora del encuentro inicial entre ambos.   

Si la visita del Presidente Trump significó para Israel un desafío en lo que a seguridad respecta, la llegada de todo el conjunto futbolístico del Barcelona y su comisión directiva, se menciona la presencia de otras estrellas futbolísticas mundiales, Neymar y Guardiola incluidos, convertirán a Israel en el centro de la atención mundial, no es difícil imaginar que en cualquier ruleta política tal fecha y sus especiales visitantes hacen que en todas haya un antes y un después.

Cuanto puede significar para el futuro de Netanyahu o cualquier otro una foto con Messi ? Cuántos y quiénes serán los operadores y agentes del mundo de las comunicaciones que están ya intentando hacerse de algunos importantes ingresos extras gestionando y comercializando fotos con algunas de las estrellas ?

Sin soñarlo, el futuro político de Israel en manos de Messi.

Hasta la próxima

 

Deje un comentario