Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Lo mejor y lo peor, todo en ……….uno!!!

Desde Israel por Dr. Israel Rabinowicz

Aunque parezca que fue ayer sucedió hace poco más de 20 años, mis lectores enseguida entenderán el por qué lo recordé.

Garry Kasparov, campeón mundial de ajedrez, estaba sentado frente a un tablero, fueron muchos los que intentaron superar a su genialidad, ahora el oponente era un computador. Deep Blue, desarrollado por IBM, casi totalmente construido con neuronas israelíes, se convirtió en el primer computador en ganarle a un campeón mundial de ajedrez.

Allí se marcó un hito. Hasta ese momento el ajedrez en las computadoras era nada más que un entretenimiento, a partir de allí se convirtió en una competencia, quién era mejor, el hombre o la máquina.

En su peor semana personal Netanyahu, la divulgación de una grabación de su hijo Yair borracho saliendo de un prostíbulo, el menor de los muchos escándalos es solo una muestra, encontró tiempo para presentarse en un congreso periodístico y en él, como parte del espectáculo, se prestó a ser partenaire del famoso mentalista israelí Lior Suchard reconocido mundialmente no solo por los cientos de miles de dólares de cachet que percibe por sus presentaciones internacionales, su agenda de compromisos está cubierta hasta fines del 2019, sino por los múltiples elogios que personalidades mundiales que pasaron por los mismo.

De solo 35 años explica que pretende conocer lo que la persona va a decir incluso antes de hacerlo. Sus éxitos se repiten, sus interpretaciones de la mente, su lectura anticipada, han hecho que internacionalmente lo aclamen, el ex presidente Clinton entre ellos. “ Es lo más asombroso que he visto en mi vida y he visto mucho “, dijo Larry King, el legendario entrevistador televisivo. No escapó el Presidente Obama en uno de sus espectáculos, suerte que interrumpí a tiempo porque puede llegar a leer temas peligrosos. El ganador del Oscar, Leonardo DiCaprio manifestó asombrado, Holy…fue increíble

Frente a él ahora estaba Benjamín Netanyahu, parado apoyado en un codo sobre el atril en su ya clásica y televisiva posición, lo mira con ojos picaros y semblante sobrador, también gira con su cabeza recorriendo el público formado por periodistas a quienes duramente ataca como izquierdistas y falta de profesionalismo, se ríe e ironiza sobre ellos con nombres propios, dice que son parte de los grupos comunicacionales que juegan a la política para derrocarlo, los que no aceptan la democracia, un argumento que dos o tres veces por día es repetido por Netanyahu, para demostrarles que no les tiene miedo los provoca.

Como parte del show y del escenario que tanto domina Lior Suchard comienza a conversar con el público, se mueve entre ellos, en medio de las preguntas y respuestas hace ilusionismo con sus manos y con papeles que introduce y extrae de sus bolsillos, a otro como parte del juego le lee su número de documento de identidad y de cuenta bancaria, momento en que con una sonrisa le pregunta, si quiere que diga también el saldo de la misma ? risas, exclamaciones de asombro y aplausos, todo ese precalentamiento cuando Netanyahu desde el escenario le dice, Lior, tengo compromisos de agenda para hablar con varios jefes de estados por lo que te apuras o lo dejamos para otra oportunidad.

Rápido interrumpe el juego previo con el público y comienza con diferentes preguntas sobre números, le solicita que piense en algo, que escriba en un papel un número y luego el mismo de atrás hacia adelante, de arriba hacia abajo y viceversa, Netanyahu como buen alumno obedientemente se presta, llega el momento clave, Lior Suchard dice lo que debe ser el contenido de un papel que Netanyahu extrajo de su bolsillo, Netanyahu lo muestra, tiene dibujado una Menorah que nada tiene que ver con lo que el mentalista de fama mundial, posiblemente entre los tres mejores, dijo, “leyó”

Asombro total, Lior Suchard en su peor día, su monitin internacional quedó destrozado. Netanyahu ríe y se retira, nada necesita decir, él y su mente se impusieron, de nada ya sirven las excusas que Netanyahu envió por no haber jugado en forma transparente y limpia, para el mundo el ganó. Es seguro que el IQ de Netanyahu está entre los más altos, en ése aspecto es un privilegiado, acompañado con la picardía hace que juntos sean un arma mortal.

Está en una dura carrera contra el tiempo, por un lado el de la política interna en donde su personal prestigio, escándalos judiciales, policiales y familiares mediante, cada día se le va escabullendo entre los dedos, las últimas encuestas demuestran esa tendencia, muchos de sus parlamentarios le perdieron el respeto, ahora es miedo hacia el futuro personal de cada uno.

Netanyahu tiene un objetico único, Irán, retirarse y pasar a la historia con el tema nuclear de Irán superado y para ello necesita ganar el tiempo, está dispuesto a pagar cualquier costo interno para que su coalición de gobierno no se rompa, nada que lo obligue a nuevas elecciones, que un partido religioso de solo 6 parlamentarios lo obligue, lo extorsione a dictar una ley, a la que la mayoría de la población civil y laica se opone, de cerrar todo actividad comercial los días sábados, para imponerla por un solo voto impuso todo su personal peso, un desgaste, hay otros peores, a los que está dispuesto a aceptar y tolerar, nada en función de los objetivos mayores.

A nivel internacional se encuentra en su mejor momento, es reconocido como el interlocutor más cercano e influyente del Presidente Trump y de su entorno, al amenazar éste con la ruptura y el retorno a las sanciones si Irán no acepta corregir el acuerdo nuclear vigente, al denunciarlo como un acuerdo ya no malo, si no pésimo para los intereses de los Estados Unidos y de la paz del mundo Trump repite lo que Netanyahu hace mucho impuso como su plataforma de trabajo.

Mientras se enfrentaba con el mentalista, en paralelo, recibió a enviados especiales de los principales dirigentes europeos intentando convencerlo que no es necesario modificar el acuerdo nuclear, que ellos garantizan, que ellos no permitirán ninguna violación, para Netanyahu palabras y compromisos al viento.

Al escribir éstas líneas Netanyahu está en India, allí fue recibido por su amigo el Primer Ministro Nerendra Modi, amistad y mutuo respeto entre ellos, una delegación que integran lo más granado de la economía israelí, la importancia la da que nos son los terceros y cuartos niveles de las empresas los que viajaron, son los CEO y números uno de cada una de ellas, negocios por decenas de miles de millones de dólares en alta tecnología los espera, lo demostró el impresionante éxito con que regresaron los participantes en la reciente feria en Las Vegas, la marca Israel vende, garantiza que más del 50% de los que las visitan y se interesan lo hacen ya con predisposición positiva por parte de los potenciales clientes.

Australia, China y Japón en agenda, el mejor Netanyahu para alejarse del otro, del peor al que la política interna lo obliga a descender, afuera es Mr Prime Minister y es recibido con respeto, sinceros besos y abrazos, aquí es simplemente Bibi y lo hacen con los dedos cruzados…

Como lo dice el título, lo mejor y lo peor todo en uno, una carrera por quien llega o cae antes.

Hasta la próxima

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.