Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

La clonación perfecta de….Netanyahu !!!

Desde Israel por Dr. Israel Rabinowicz

Dicen que el que no está presente en Davos es porque no existe. Este año no viajé, la nieve que los que pronostican el tiempo prometían en Israel y el cumpleaños de uno de mis nietos fueron argumentos más que suficientes para doblegar la de por sí ya poca voluntad por hacerlo, repetir de nuevo todo lo ya conocido, el mismo show, las mismas farsas.

Obviamente que nada podía cambiar, está montado para que así sea, el Davos de antes es el mismo de ahora, la única gran diferencia es que mientras yo envejezco el promedio de edad de los que concurren se mantiene o disminuye, la brecha se amplía, en ésta profesión de economistas, de expertos financieros o la de vendedores de humo cada vez se parecen más a la de las modelos y jugadores de elite, hay que aprovechar los tiempos de plenitud que son cortos, los que de atrás vienen, empujan y mucho.

Davos es un gran show en donde cada uno cumple con su papel de memoria aprendido, una concentración de jefes políticos de 70 países que intercambian besos y saludos, los mismos besos, saludos y conversaciones que seguramente muchos de ellos se intercambiaron 24 horas antes y después repitieron al reencontrarse en Davos.

Comenzó cuando el Presidente Trump, cumpliendo con los pronósticos más radicales, desde su despacho en la Casa Blanca anunciaba que los Estados Unidos reconocían a Jerusalén como Capital del Estado de Israel y que su embajada sería trasladada desde Tel Aviv, en ése mismo momento se rompía con una tradición de nada decir, de dejar todo en el aire intentando conformar a las partes, participaba en los acuerdos de paz para que los contrincantes entre ellos se pusieran de acuerdo, los resultados a la vista.

Estaba claro que el Presidente Trump había decidido mover fichas, a jugar fuerte, lo hacía a través de asumir casi al pie de la letra la lectura política que, con su reconocida brillantes intelectual, Netanyahu le había vendido y que durante años había martillado en su entorno, el jugarse por los Republicanos, pese a que la fuerte comunidad judía tradicionalmente vota en su gran mayoría al partido Demócrata, contra la lógica política Netanyahu apostó, con Israel de por medio, muy fuerte, y ganó.

Las reacciones fueron las previstas, mientras la Autoridad Palestina lo rechazaba de plano y declaraba que Estados Unidos a partir de ése momento dejaba de ser un mediador e interlocutor aceptado, los demás países árabes hacia afuera apoyaban dicha postura, hacia adentro, en terminología diplomática se mostraban más flexibles, bien saben que cualquier enfrentamiento, quieran o no, los incluirá.

Sin otra alternativa por delante, ya a punto de retirarse por razones naturales o por otras no tan voluntarias, Abu Mazen declara la guerra diplomática a los Estados Unidos, lo pone en práctica cuando en su visita a la zona rechaza entrevistarse con el Vicepresidente Mike Pence, un boicot que incluye la utilización de calificativos que no dejan lugar a las dobles interpretaciones, son degradantes insultos hasta para un estadio de futbol, lo hace en árabe, se dirige a su público, debe enviar un mensaje de dureza.

Como si fuera un libreto teatral en donde ya se conocen los siguientes cuadros, desde Davos, como parte de la conferencia de prensa posterior al encuentro con Netanyahu,  el Presidente Trump responde recortando los aportes financieros, además claramente sé felicita porque al reconocer a Jerusalén como capital de Israel no hizo nada más que colaborar con el proceso de paz, eliminó del camino lo que era la mayor piedra del conflicto.  

Una conferencia de prensa en donde las cámaras no dejaron de transmitir una imagen de Netanyahu como en sus mejores tiempos, sus ojos y una pícara sonrisa demostraban que nunca estuvo en posición más cómoda, disfruta cuando el Presidente Trump marca a una Irán nuclear como el mayor enemigo del mundo, cuando afirma que Estados Unidos no lo permitirá, o éste acepta reformar el pésimo acuerdo en su momento firmado por el Presidente Obama o unilateralmente él lo romperá, sin medias tintas, no hace más que leer, poner en sus propios labios  el pensamiento político zonal de Netanyahu.

Al momento de escribir éstas líneas se producen 2 movimientos complementarios que indican que las promesas no serán simples palabras, por un lado Israel, por primera vez y en forma directa, se encarga de advertir claramente al gobierno de El Líbano que no está dispuesto a quedarse de brazos cruzados mientras Irán, con su cada vez mayor penetración e influencia, se hace con su gobierno, que la población civil será la que sufrirá las consecuencias y ellos serán los responsables.

El segundo hecho es que Netanyahu viaja a Rusia para entrevistarse directamente con el Presidente Putin, el otro gran jugador de la zona, será el tercer encuentro personal en solo 6 meses, pretende que éste haga valer su influencia sobre Irán para que las posiciones no se tensen aún más, el viaje además pretende dejar claro que Israel utilizará todos los medios de que dispone para impedir que Siria se convierta en la pista por donde circula todo el aprovisionamiento armamentista de Irán al Hisbollá, todos conocen que al día de hoy no existe mejor vocero de Trump que Netanyahu, se mueve en el papel que mejor sabe y conoce, pisa seguro y fuerte.

De paso pone distancia, intenta respirar aire fresco, recuperarse a la publicación de unas grabaciones en las que muestran a su esposa Sara gritando histéricamente, comportándose fuera de sí, es el tema que en las últimas horas abre todas los noticiosos y programas televisivos, cientos de miles de reproducciones que hicieron caer a la web que lo dio a conocer, aunque el tema de la estabilidad emocional de su esposa Sara no es desconocido, el hazme reír general sobre el ambiente familiar que lo acompaña y sobre cuánto éste influye en su comportamiento como Primer Ministro, una pregunta válida y preocupante, que muestra la otra cara de una misma moneda.

Pero en Oriente Medio, Sara es solo uno de ellos, existen demasiados imponderables que están fuera de libreto y control, éstos siempre conducen a lo mismo.

Hasta la próxima

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.