Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Esperanza en Manatí por empresas interesadas en farmacéutica en planes de cierre

 

SAN JUAN  – El alcalde de Manatí, José Sánchez dijo el viernes tener esperanzas de que alguna de varias empresas interesadas puedan adquirir la empresa Teva Pharmaceuticals para así evitar el impacto negativo para el municipio que supone el cierre de la misma.

“Ayer (jueves) hablé con el secretario del Departamento de Desarrollo Económico. Me envió un personal del gobierno y nos dieron la esperanza de que ya hay cinco compañías interesadas en la empresa y que están tratando de comprarla antes de que cierre porque cierra una parte en febrero, otra en marzo y en mayo cierra totalmente. Están tratando que una de estas empresas interesadas adquieran la empresa en funcionamiento y eso nos podría dar una garantía de que no se para el desarrollo económico y los empleados pudiesen, gran parte de ellos, quedarse trabajando”, dijo Sánchez en entrevista radial (WKAQ).

“Tenemos la esperanza de que ciertamente esto se pueda dar”, afirmó a pesar que no pudo precisar más detalles por tratarse de negociaciones confidenciales.

El jueves trascendió el anuncio del cierre de la mencionada farmacéutica, la fabricante de medicamentos genéricos más grande del mundo, que dejaría sin empleo a decenas de empleados. La empresa sería relocalizada en el estado de la Florida, donde ya tienen operaciones. Los planes buscan ahorrar 3 mil millones de dólares en gastos en dos años. Mientras tanto, se informó que la planta de Fajardo se mantendrá operando con menos personal.

Dijo que con el cierre de Teva Pharmaceutical en Manatí, cerca de 200 empleados quedarán cesanteados.

“Este año que cerró y el que comienza ha sido terrible para lo que es la ciudad de Manatí y para las arcas (municipales) Teva impacta, primero que nada a padres y madres de familias que llevan el sustento todos los días a su hogar. Así que son 200 familias que directamente están afectadas e indirectamente a otros familiares”, dijo Sánchez.

“En términos económicos y de desarrollo es una pérdida de una patente municipal de más de 200 mil dólares que recibe el municipio por esta empresa adicional a lo que se recibe indirectamente porque esta gente trabajaba, invertía, gastaba en nuestro pueblo. Así que es otro cantazo más a lo que son las arcas municipales”, agregó.

Sánchez dijo que el jueves se reunió con los directivos de la compañía para identificar las razones del cierre. Éstos le indicaron que el cierre es parte de planes reestructuración anunciada desde diciembre a los empleados y que no tiene que ver con los efectos del huracán María ni con la Reforma Contributiva federal. A nivel internacional, la restructuración afectaría a cerca de 14 mil trabajadores.

“A mí me sorprendió porque hace dos años atrás más o menos hicieron una inversión de casi 48 millones de dólares en la empresa en Manatí y que de momento se tomara esta decisión, nos tomó de sorpresa y por el año que nos causa. Es otro cantazo más a las arcas del municipio después de María, después de la Junta de Control Fiscal que le quitó a los municipios, después de la situación difícil que ya tenía el municipio”, relató.

“Se suma a lo que se comenta del CRIM que por María los ingresos que iban a entrar de la Lotería no entraron como se esperaba. De las remesas del CRIM nos va a llegar menos. Los municipios están sufriendo como nunca”, agregó.

Advirtió este cierre tendrá un efecto dominó de personas que abandonarán el país, de casas que se quedarán vacías, etcétera.

De otra parte, Sánchez dijo que su pueblo está energizado en un 80 por ciento. Restan las tres comunidades de la montaña por energizar. Éstas son Cortés, Monte Bello y Pugnado, donde hay compañías brigadas trabajando. También resta una parte cerca al pueblo, Palo Alto y algunos “bolsillos” por energizar. Espera que en febrero el municipio esté energizado totalmente. Sobre el agua, dijo que están casi en 100 por ciento.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.