Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

DACO va contra el fraude por vehículos inundados

SAN JUAN  – El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Michael Pierluisi Rojo anunció que el miércoles inició el proceso de expedir órdenes de requerimientos de información a todas las aseguradoras en la isla, para evitar el fraude por la compra de vehículos de motor inundados a causa de los huracanes Irma y María.

“Se ha traído a la atención del Departamento que, luego de verse afectados por las inundaciones causadas por los huracanes Irma y María en Puerto Rico, un sinnúmero de vehículos de motor fueron declarados pérdida total. Al presente, el Gobierno de Puerto Rico desconoce el paradero de los vehículos que hayan sido afectados por las inundaciones. Esto no tan solo pudiese implicar una situación de fraude para un consumidor que adquiera uno de estos vehículos sin saber que el mismo fue inundado, sino que, además, pudiese resultar en un asunto de seguridad pública”, expresa el requerimiento de información.

“En consideración a lo anterior, resulta imperante investigar – en beneficio de los consumidores – cuántas reclamaciones se han presentado ante las compañías de seguro en Puerto Rico que involucren vehículos inundados como consecuencia del paso de los huracanes Irma y/o María por la Isla. De esta manera, podremos identificar dichos vehículos y tener la lista disponible para inspección por el público”, agrega.

El secretario explicó que las aseguradoras tienen hasta el 21 de febrero para indicarle a DACO si a partir del paso de los huracanes Irma o María por Puerto Rico, ha recibido y/o procesado reclamaciones de parte de alguno de sus asegurados que involucren vehículos de motor que se hayan inundado total o parcialmente.

De contestar el requerimiento en la afirmativa, deberán entregar una lista de los vehículos afectados total o parcialmente por inundación, que incluya la marca, modelo, año, número de tablilla, número de serie, tipo de daño sufrido (inundación total o parcial), y la determinación del asegurador.

En noviembre pasado Pierluisi Rojo emitió una orden interpretativa que concluía que el vendedor de un vehículo de motor usado está obligado a informar al consumidor que el vehículo en venta estuvo inundado. La notificación tiene que ser tanto verbal como escrita.

“Somos del criterio que el concepto impactado- según utilizado en la Regla 30.2- es de tal amplitud que incluye inundaciones que haya sufrido un vehículo usado con anterioridad a la venta del mismo”, expresó Pierluisi en un parte de prensa.

La regla está contenida en el Reglamento de Garantías de Vehículos de Motor que tiene como propósito proteger adecuadamente a los consumidores y sus inversiones en la adquisición de vehículos de motor, garantizar la vida y la propiedad, y prevenir las prácticas ilícitas en la venta de vehículos de motor en Puerto Rico. No cumplir con el requerimiento de información conlleva una multa de 10,000 dólares.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.