En camino Ley contra el acoso laboral en PR

Actualmente NO existe legislación específica

que regule la nefasta práctica del acoso laboral

San Juan, PR – El representante José “Quiquito” Meléndez expresó hoy que el Proyecto de la Cámara (P. de la C. 306) que creará la “Ley para prohibir y prevenir el Acoso Laboral en Puerto Rico” ya cuenta con bastante apoyo dentro de la Cámara de Representantes y podría implantarse para principios del año 2018.  Con esta medida se busca ponerle fin a la nefasta práctica de acoso laboral, la cual ha acaparado titulares en varios medios de comunicación en los últimos años. La Comisión de Asuntos Laborales realizó vistas públicas en el día de hoy para discutir la legislación.

El legislador indicó que actualmente la Unidad Antidiscrimen del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos recibe querellas relacionadas al discrimen en el empleo por razón de edad, raza, color, sexo, origen o condición social, origen nacional, ideas políticas o religiosas, matrimonio e impedimentos al amparo de un sin número de disposiciones legales. Entre ellas la Equal Pay Act” de 1963, el “American with Disabilities Act” (ADA) de 1990 y la Ley Federal sobre Discrimen en el Empleo por Edad Avanzada de 1967 (ADEA) las cuales prohíben el discrimen en el empleo en todas las fases de reclutamiento, ascensos, sueldos, salarios, compensación, categorías, cesantías, reempleos, represalias, términos y condiciones de empleo, entre otros beneficios marginales. Pero resulta increíble que ninguna de estas disposiciones de ley NO contemplan de manera expresa una de las peores situaciones que un empleado pudiera enfrentar en el ámbito profesional: el acoso laboral o “mobbing” como se le conoce en el idioma inglés.  Particularmente, cuando el acoso laboral en el empleo no está vinculado a actos discriminatorios o de represalias por unas de las causas de acción señaladas.

La exposición de motivos de la medida expresa que la Ley busca prevenir y prohibir “aquella conducta malintencionada, no deseada, que genere una atmósfera hostil, intimidatoria, humillante u ofensiva para el empleado que impida su sana estadía en el trabajo; y que sea originada por un motivo ajeno al legítimo interés de salvaguardar el efectivo desempeño en el empleo o que contenga expresiones claramente difamatorias o lesivas que atenta contra la dignidad de su persona. Adicional establecerá “una enérgica y vigorosa política pública contra el acoso en el entorno laboral local; definir su ámbito de aplicación, procedimientos, prohibiciones y sanciones; facultar al Departamento del Trabajo y Recursos Humanos y a la Oficina de Capacitación y Asesoramiento en Asuntos Laborales y de Administración de Recursos Humanos del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, a adoptar y promulgar la reglamentación necesaria para administrar y poner en ejecución las disposiciones de esta Ley; y para otros fines relacionados.”

“Toda persona tiene derecho a escoger libremente su ocupación, a renunciar a ella, a recibir igual paga por igual trabajo, a recibir protección contra riesgos a su salud o integridad personal, entre otras protecciones. Pero el acoso en el contexto laboral va en contra de los principios más básicos de igualdad y dignidad, es una acción que constituye un problema con graves consecuencias en la salud física y emocional de los trabajadores, así como en su productividad. Por lo tanto, creo necesario y pertinente disponer de legislación que atienda las particularidades y complejidades de esta modalidad. Con la aprobación de esta legislación, nuestra administración reafirmará que la dignidad del ser humano es inviolable”, señaló Meléndez.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.