Reciben su diploma de cuarto año con sonrisas de esperanza

Nuestra Escuela celebró su vigesimotercera graduación

Caguas, Puerto Rico  – Para los jóvenes que estudian en el proyecto de educación alternativa Nuestra Escuela no hay nada imposible. Son entusiastas, disciplinados y tienen claras sus metas de futuro. Por eso, cuando la pasada semana 70 alumnos de esta organización sin fines de lucro desfilaron para recibir el diploma de cuarto año de escuela superior sus rostros sonrientes proyectaban alientos de esperanza.

Este grupo fue protagonista de la vigesimotercera colación de grados de Nuestra Escuela. Con éstos, ya suman 1,680 los graduados que han formado parte esta institución que pronto cumplirá 18 años de servicio impactando a jóvenes y sus familias con su modelo de educación alternativa y personalizada.

Para los nuevos graduados, estudiar en Nuestra Escuela luego de haber abandonado la escuela tradicional también les sirvió para mejorar su autoestima y desarrollar herramientas de autosuficiencia que hoy les viabilizan su ruta de futuro por un sendero de mayor prosperidad y seguridad.

Ante todo, ellas y ellos han aprendido a no rendirse ante las adversidades, según expresó la presidenta ejecutiva de la organización, la educadora Ana Yris Guzmán Torres.

En Nuestra Escuela conocemos muy bien qué significa levantarse y no rendirse. Todos los días somos testigos de historias maravillosas de jóvenes que no se han dejado vencer y asumen el reto de tomar control de sus vidas para poner en marcha sus sueños. Ellas y ellos son un vivo ejemplo de lo que somos capaces de lograr cuando ponemos todo nuestro empeño”, manifestó Guzmán Torres al oficializar los actos de graduación.

Los jóvenes graduados de esta clase cursaron estudios en los centros de Caguas (43) y Loíza (24). Tres de los graduados, por su parte, estudiaron en el programa de adultos Nuestra Escuela en tu Comunidad.

También desfilaron por el proscenio dos niños que recibieron su diploma de kindergarden y uno que completó su sexto grado. Estos últimos pertenecen al proyecto Nuestra Escuelita, la primera y única escuela alternativa de nivel elemental que existe en Puerto Rico.

En esta graduación destacó las alumnas Génesis Marie Franquiz Soto, Juliana Raquel Aponte Méndez y Sandra David Frías, quienes obtuvieron el premio al “Promedio General más Alto” de la clase.

Neftaly Figueroa Andújar, Walmarie Pizarro Romero y Sandra David Frías recibieron el premio “Superación Académica”, mientras Jonathan Stephen Resto Gómez, Ángel Azmar García Dávila y Edil Claudio Soto fueron distinguidos con el premio “Superación Personal”.

El premio “Ana Mercedes Méndez Jiménez”, la más alta distinción que otorga Nuestra Escuela fue recibido este año por la alumna Paola Nicole Oyola León, quien también fue merecedora de la “Medalla Alcalde” que concede el Municipio Autónomo de Caguas.

Como parte de su mensaje a los graduados y sus familiares, Guzmán Torres anunció que a mediados del próximo semestre Nuestra Escuela inaugurará su nueva sede en Caguas, un sueño que lleva varios años cultivándose y que ha sido posible gracias a la colaboración del Municipio Autónomo de Caguas y la aportación de varias fundaciones amigas.

Desde este nuevo espacio, que ubica en el corazón de la ciudad criolla, justo frente a la plaza pública Santiago R. Palmer, se ofrecerán clases para jóvenes conducentes al cuarto año de escuela superior, a la vez que se ofertarán cursos para adultos que no hayan terminado la escuela. También albergará la segunda sede de Nuestra Escuelita que educará a niñas y niñas

entre las edades de cero a doce años.

“Ustedes, nuestra vigesimotercera clase graduanda, son la primera piedra en la edificación del nuevo centro que albergará a Nuestra Escuela a partir del próximo semestre. Ustedes moldearon junto a nosotros ese sueño y vivieron la primera etapa en la transformación de un espacio que ya comienza a brillar porque alberga la esperanza de ser posada de un proyecto educativo que cambia vidas y forma a jóvenes comprometidos con su futuro, sus familias y sus comunidades”, acentuó Guzmán Torres.

Esta nueva sede, agregó la presidenta ejecutiva de Nuestra Escuela, “ejemplifica el valor que tiene luchar y no rendirse hasta alcanzar un sueño. Y todo se ha logrado por ustedes y para ustedes. Gracias por recordarnos que no importan los tropiezos cuando nos cobija la esperanza de construir un mejor mañana”.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.