Colombia decomisa más de 12 toneladas de cocaína en una operación contra el Clan del Golfo

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y dos agentes sobre las más de 12 toneladas de cocaína incautada

Santos asegura que se trata de la incautación “más grande de la historia” en un país que lleva décadas luchando contra el narco

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha anunciado este miércoles la incautación de más de 12 toneladas de cocaína repartidas en cuatro almacenes, una cantidad con un valor superior a los 360 millones de dólares en el mercado estadounidense. La operación, llevada a cabo en la región del Urabá, en el departamento de Antioquia (noroeste), supone un golpe para el Clan del Golfo, el mayor cártel de narcotraficantes del país. Dirigido por la policía y el ejército, en colaboración con los servicios de inteligencia de los que el mandatario ha calificado de “países amigos”, este decomiso se produce en un contexto de incremento de la presión de las autoridades de Estados Unidos, que exigen a Colombia intensificar la lucha contra la producción de hoja de coca.

Santos ha recalcado los números de este operativo, denominado Lourdes. “Nunca antes, desde que comenzamos hace más de cuarenta años a luchar contra el narcotráfico, habíamos hecho una incautación de esta magnitud”, ha afirmado antes de desgranar otras cifras. En 2017 las fuerzas de seguridad colombianas se han incautado de 362 toneladas de cocaína, un 15% más que en el mismo período del año anterior, y solo en Antioquia la cantidad asciende a 20 en los últimos meses. En el país, el kilo de cocaína cuesta 1.500 dólares, mientras que en Norteamérica se vende por 30.000.

Colombia sigue siendo el mayor exportador de coca del mundo y, tras la firma de la paz con la guerrilla de las FARC hace un año, frenar es producción constituye ahora uno de los principales desafíos para la convivencia y la transición de las zonas rurales. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNDOC), los cultivos ilegales aumentaron un 50% en 2016, hasta alcanzar las 146.000 hectáreas. El Gobierno suspendió la aspersión aérea en 2015 y ahora tiene dos formas para acabar con las plantaciones. La erradicación forzosa –Santos ha asegurado que 44.000 hectáreas ya han sido extirpadas, casi el 90% de lo previsto para este año- y los programas de sustitución voluntaria que busca involucrar a cerca de 120.000 familias de campesinos cocaleros que han vivido bajo el yugo de mafias como el Clan del Golfo.

El mayor cártel de Colombia no es una banda armada nueva. Aunque con otros nombres -Los Urabeños, Autodefensas Gaitanistas de Colombia- es una de organización que existe desde 2006. El Gobierno asegura que en los últimos siete años “se han neutralizado” 1.300 miembros y, más recientemente, la policía se ha incautado de unos 10 millones de dólares y 94 toneladas de cocaína. Su cabecilla se llama Dairo Antonio Úsuga, Otoniel, que pasó por la guerrilla maoísta y fue paramilitar de las ultraderechistas Autodefensas Unidas de Colombia.

Es la incautación más grande del alcaloide en la historia del país

F. MANETTO Bogotá 

EL PAÍS

Deje un comentario