Gobernador y Héctor Ferrer buscarán en el Senado federal evitar aprobación de la reforma contributiva federal

LA FORTALEZA  – El gobernador, Ricardo Rosselló Nevares, reaccionó el jueves ante la aprobación en la Cámara federal de la reforma al sistema de impuestos federal y enfilará sus cañones al Senado federal.

“Ante la aprobación en la Cámara de Representantes de Estados Unidos del proyecto que pretende reformar el sistema de impuestos federales, los esfuerzos del Gobierno de Puerto Rico dirigidos a lograr la integración de la Isla al sistema contributivo de la Nación y, por ende, lograr condiciones que promuevan y faciliten nuestro desarrollo económico y la creación de empleos, se concentrarán ahora en el Senado federal”, dijo Rosselló Nevares en declaraciones escritas.

“Nuestra propuesta, la cual nos proponemos sea considerada en el proceso de conferencia legislativa para armonizar los proyectos de Cámara y Senado federal, crea empleos y riquezas en Puerto Rico como parte de los Estados Unidos, en lugar de eliminarlas, como resultaría con el proyecto aprobado hoy”, añadió.

“Si el Congreso toma esta acción sin tomar en consideración a Puerto Rico, laceraría la economía, lo que va contra los propósitos de la Ley PROMESA, legislada precisamente por ese Congreso. Esa acción discriminaría contra los 3.4 millones de ciudadanos americanos que viven en Puerto Rico”, abundó.

“Deseo reafirmar que seguiremos trabajando para que se considere a Puerto Rico en dicha reforma contributiva. De ser considerado, sería un trato desigual y discriminatorio para los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico”, concluyó el mandatario.

Por su parte, el presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer Ríos, señaló que todos los esfuerzos, deben dirigirse a evitar la aprobación de esa reforma en el Senado federal.

“La aprobación de esta medida que le impone un arbitrio de 20 por ciento a las ventas de los productos manufacturados por las Corporaciones de Control Foráneo (CFC), y que incluye las que están ubicadas en la Isla, pone en jaque nuestra economía, pues representa el 30 por ciento de nuestro presupuesto, y atenta contra el trabajo de miles de puertorriqueños. En estos momentos todos los esfuerzos deben estar dirigidos a evitar su aprobación en el Senado Federal, por lo que no hay espacio para divisiones. Es momento de unidad. Mi llamado es para que todos los sectores llevemos una sola voz a la Capital Federal en beneficio del país”, dijo Ferrer Ríos en declaraciones escritas.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.