Critican contratación millonaria a compañía nueva para instalación de toldos

SAN JUAN  – El director ejecutivo del Sierra Club, Michael Brune criticó el miércoles la otorgación por parte de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) de un contrato millonario a una compañía recién creada para la instalación de toldos en Puerto Rico luego del impacto del huracán María.

“O la administración (de Donald) Trump es incapaz de cumplir con sus responsabilidades para con el pueblo estadounidense o simplemente no le importa lo que les ocurra a los puertorriqueños que continúan sufriendo dos meses tras el embate de María”, dijo Brune en declaraciones escritas.

“Las comunidades del país afectadas por los huracanes siguen necesitando ayuda, pero el único paquete de asistencia que esta administración puede adjudicar no solo es terriblemente insuficiente sino que parece querer separar aún más a nuestro país con su agenda racista. En lugar de pelearse en Twitter, Trump debería ayudar a los estadounidenses cuyas vidas y comunidades han sido devastadas durante su presidencia. Y podría empezar asegurándose de que Puerto Rico puede prender las luces y beber agua potable”, añadió.

Las declaraciones de Brune responden a informes de prensa que señalan que FEMA adjudicó un contrato por 30 millones de dólares a la empresa Bronze Star LLC, una empresa recién creada por dos hermanos de apellido Jones para proveer rollos de plástico y lonas de emergencia para las cientos de casas que sufrieron daños. La compañía operaba desde una residencia en St. Cloud, Florida.

Asimismo, se informó que cuatro semanas pasaron sin que no se viera resultado luego de la otorgación del contrato, por lo que el personal de FEMA decidió cancelar el contrato. Ahora están iniciando el proceso de contratación nuevamente. Se desconocen detalles de como la agencia federal contrató esta empresa.

De otra parte, los informes detallan que uno de los hermanos Jones aseguró a FEMA que podrían cumplir con las disposiciones del contrato, a pesar que luego dijo que no lo podrían hacer, pues los materiales provienen de Houston, Texas, que fue devastado por el huracán Harvey.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.