Colegio de Químicos orienta sobre el manejo adecuado de alimentos

San Juan- A 60 días del paso del huracán María gran parte de la población puertorriqueña aún carece del servicio de energía eléctrica, lo cual representa un reto para mantener la inocuidad de los alimentos. En respuesta a esta preocupación, el Colegio de Químicos de Puerto Rico (CQPR) ofreció múltiples recomendaciones para evitar la incidencia en enfermedades relacionadas a los alimentos contaminados.

En primer lugar, el CQPR recomienda descartar todo alimento enlatado que haya sido almacenado o expuesto a aguas contaminadas o cualquier otra fuente infectada como lo son las superficies, utensilios y envases. Este tipo de alimentos debe almacenarse en áreas secas y altas, para evitar el contacto con la humedad o el agua. Es importante verificar la fecha de expiración de estos alimentos antes de ser consumidos.

Por otra parte, todo producto enlatado que contenga punzadas o esté oxidado debe ser eliminado inmediatamente, para evitar la presencia de metales o cualquier material físico al momento del consumo.

“Es importante que esta inspección de los alimentos se realice tanto con los que tenemos en nuestros hogares, como con los que adquirimos en los establecimientos comerciales”, recomendó la licenciada Solmarie Borrero Mejías, presidenta del Colegio de Químicos de Puerto Rico.

Ahora bien, aquellas familias que utilicen neveras portátiles con hielo o bolsas de gel congeladas para almacenar sus alimentos perecederos, como lo son las carnes y las aves, deben mantener los productos a una temperatura de 5ºC. Los ciudadanos que no cuenten con un espacio apropiado para almacenar sus alimentos deben calentarlos lo suficiente al momento del consumo. Los productos almacenados en neveras a temperaturas mayores de 5ºC (41ºF), por un periodo de 4 horas o más deben ser descartados inmediatamente.

“Aquellos ciudadanos que aún no cuenten con servicio de acueducto, y utilicen otras fuentes de aguas (ríos, quebradas, lluvia, oasis clandestinos) deben desinfectar el agua que vayan a utilizar para limpiar las superficies, utilizando de 6 a 8 gotas de cloro por galón. La superficie tiene que lavarse con agua y jabón antes de tener contacto con cualquier alimento, para así evitar la contaminación”, expresó el licenciado Juan Santiago, vicepresidente del CQPR.

El CQPR también recomienda un buen lavado de manos antes de manipular cualquier alimento. Es importante no condimentar o tocar los alimentos con las manos directamente. Además, se recomienda medir las temperaturas de los alimentos con un termómetro, ya que no todos los productos se cocinan a las mismas temperaturas. El pescado se debe cocinar a una temperatura de 155ºF, mientras que las aves se deben procesar a 165ºC, las verduras a 135ºF y las carnes a 145ºF.

Para evitar cualquier contaminación cruzada o infecciones al momento de cocinar los alimentos, es importante sumergir los utensilios en agua caliente durante 15 minutos previo a su uso. No se debe combinar productos alérgenos con los no alérgenos. Por ejemplo, no se debe utilizar un sartén para cocinar pescado y posteriormente utilizarlo para carne.

“La inocuidad de los alimentos es bien importante para mantener las condiciones propias para que las personas se mantengan saludables. Este es un asunto de vital relevancia para nosotros en el Colegio de Químicos de Puerto Rico y por esto queremos brindarle una orientación efectiva a la ciudadanía”, explicó el licenciado Santiago.

La inocuidad de los alimentos integra todas las acciones encaminadas a garantizar la máxima seguridad posible; desde su producción hasta su consumo.

Para más información puede dirigirse a http://cqpr1941.com/contactenos/

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.