Trump dice que Puerto Rico no sufrió una ‘catástrofe real’

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llega a Puerto Rico. La isla fue fuertemente afectada por el paso de los huracanes Irma y María, dejando al menos 16 muertos.

El presidente Donald Trump llegó este martes a Puerto Rico, devastado por recientes huracanes, donde espera defender los esfuerzos de su gobierno para atender la crisis humanitaria que vive este territorio estadounidense en el Caribe.

“Si miras a una catástrofe real como Katrina (…), cientos y cientos y cientos de personas que murieron, y miras lo que ha pasado aquí, con una tormenta que realmente fue abrumadora, nadie ha visto algo como esto”, indicó Trump en San Juan, al referirse al huracán Katrina que azotó Nueva Orleans en 2005 y dejó más de 1.800 muertos.

“¿Cuál es el saldo mortal al momento? ¿17? 16 muertes confirmadas, 16 frente a miles”, dijo sobre la isla caribeña el mandatario, que ha recibido fuertes críticas por la lenta reacción federal ante los daños del huracán María y sus ataques directos a las autoridades locales, a las que acusó de “pobre liderazgo”.

Trump aterrizó hacia las 11:45 hora local en la base aérea Luis Muñiz, de la Guardia Nacional, acompañado de la primera dama, Melania. Los recibieron el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, su esposa Beatriz y su hija, y Trump habló brevemente con ellos antes de saludar a los militares congregados para recibirle.

El mandatario tiene previsto pasar unas cinco horas en la isla para ser informado de la marcha de las labores de reconstrucción de las infraestructuras y los servicios tras el paso hace dos semanas del huracán María, que dejó 16 muertos en la isla.

Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, saluda al gobernador de la Puerto Rico, Ricardo Rosselló, su esposa Beatriz y su hija, en su llegada a la isla.

Foto:

Reuters / Jonathan Ernst

Trump, en cuya comitiva estará el director ejecutivo de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Brock Long, tiene previsto reunirse con el gobernador Rosselló, y con otras autoridades puertorriqueñas.

También sobrevolará en helicóptero algunos de los daños causados por María en la isla y se reunirá con el mando militar desplegado por el Pentágono a Puerto Rico para coordinar las obras de reconstrucción y asistencia a los afectados, además de reunirse en una iglesia con personas damnificadas por el ciclón.

Varios congresistas en EE. UU. y numerosas personas en Puerto Rico acusaron a
Trump en los últimos días de no dar la suficiente importancia a la situación
 y haber actuado con lentitud en Puerto Rico, donde la infraestructura eléctrica quedó destrozada y hay graves problemas de acceso a comida, combustible y agua.

AFP – EFE

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.