Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Presidente de la Cámara hace llamado a la diáspora para cabildear en Washington por mayores recursos

EL CAPITOLIO  – El presidente de la Cámara de Representantes, Carlos ‘Johnny’ Méndez Núñez, hizo un llamado el jueves, a la diáspora puertorriqueña establecida en los estados de la unión para que asistan, de manera directa, al gobierno de la isla en la búsqueda de mayores recursos en la capital federal para la reconstrucción tras la devastación dejada por el paso del huracán María.

Según explicó el líder legislativo, los puertorriqueños que residen en los estados tienen la capacidad de influenciar a los senadores, representantes y gobernadores a nivel nacional con el fin de que Puerto Rico pueda recibir un robusto paquete de ayuda en diciembre.

“Puerto Rico está pasando por una crisis sin precedentes en la historia moderna de los Estados Unidos, nuestra nación. Necesitamos ayuda del Congreso y la Casa Blanca para recupéranos de esta situación dejada por el paso del huracán María. A finales de este año, el Congreso debatirá la aprobación de un paquete de asistencia a la isla, pero necesitamos que el mismo sea uno completo y ajustados a la nueva realidad que vivimos. La diáspora jugará un rol protagónico en la lucha que estaremos llevando a cabo en Washington para que se trate a Puerto Rico igual que a cualquier otra jurisdicción americana”, dijo el presidente cameral en declaraciones escritas.

Méndez Núñez exhortó a los puertorriqueños que viven en los estados de la Florida, Tejas, Nueva York, Pensilvania y Nueva Jersey, por mencionar algunos, a organizarse para establecer un plan de acción común que facilite la comunicación entre estos diversos grupos y el gobierno, para levantar un banco de activistas dirigido a ejercer presión en la capital federal.

“La diáspora tiene un singular poder en los Estados Unidos. Como saben, la nación está cambiando su composición demográfica a una más pluralista, donde la comunidad Latina tiene, cada día que pasa, una mayor relevancia en los procesos políticos del país. Los puertorriqueños estamos en el centro de esa explosión poblacional y es hora de que ejerzamos ese poder. El Congreso, la Casa Blanca y hasta los gobernadores estatales tienen que contar con nuestras comunidades para sus aspiraciones políticas. Eso nos brinda una enorme influencia que se tiene que usar para perseguir un más amplio programa de asistencia para Puerto Rico ante el paso de María”, agregó el presidente de la Cámara.

Para esto, el Presidente Cameral empleará la recién creada Comisión Especial de la Cámara de Representantes para la Reconstrucción y Reorganización de Puerto Rico tras el paso de los huracanes Irma y María, la cual en los próximos días estaría estableciendo canales de comunicación con diversas entidades que agrupan puertorriqueños en los estados para organizar plan programático de visitas y llamas a líderes estatales y nacionales durante las próximas cuatro semanas.

“Nos vamos a organizar y vamos a delinear un plan de acción para ejercer presión en las capitales estatales y a nivel nacional. Que en toda la nación sepan la necesidad apremiante que hay en Puerto Rico. Los puertorriqueños en los estados tienen ese poder, son cada día más y eso lo vamos a usar al favor de nuestra gente”, añadió.

Méndez Núñez dio como ejemplo el estado de la Florida donde, en el condado de Orange residen más de 170,000 puertorriqueños. En la Florida central el número supera los 525,000. En total, los puertorriqueños representan el 28 por ciento de todos los votantes registrados hispanos en el estado – acercándose a una población cubana de 1.3 millones.

Para el líder cameral, el Congreso tiene que aprobar una medida que contenta, entre otras cosas, aumentar el nivel de desembolso en los programas de Medicaid, tal como en el caso de ‘Mi Salud’, del actual 55 a un 83 por ciento, para así cubrir lo que se espera sea una migración masiva de ciudadanos al Plan de Salud del Gobierno (PSG) durante los próximos meses.

También, la expansión en Puerto Rico del Programa de Asistencia Temporera para Familias Necesitadas (TANF, por sus siglas en inglés), incluyendo la implementación en la isla del programa dos padres desempleados y el programa para cuido de niños, los cuales podrían inyectar sobre 35 millones de dólares adicionales para ayudar a las personas que perdieron su empleo a consecuencia de María.

Por otro lado, se necesita una asignación federal de 1,000 millones de dólares para la construcción de nuevas viviendas de interés social. De acuerdo con varios informes, sobre 250,000 personas perdieron sus hogares por el golpe de los vientos de uno de los más fuertes ciclones en la historia moderna.

“Puerto Rico necesita un paquete de ayuda para reiniciar nuestra economía, la cual tomó un golpe devastador por el impacto de este histórico huracán. Dicho paquete debe ser, por lo menos, igual al que la Administración del expresidente (George W.) Bush otorgó a la ciudad de Nueva Orleans después del huracán Katrina, el cual superó los 5,000 millones de dólares en dos años. Es aquí donde la diáspora trabajará, de la mano de esta Legislatura y la Fortaleza, para lograrlo. Juntos podemos. Esto es nuestro derecho como ciudadanos americanos que somos”, señaló Méndez Núñez.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.