Preocupa posibilidad de aumento de casos de maltrato a menores y violencia familiar tras paso huracán María

SAN JUAN – La directora ejecutiva de ESCAPE, Yadira Pizarro, dijo el jueves que luego del paso del huracán María por Puerto Rico,  ha notado un alza en las solicitudes de ayuda de parte de adultos que tienen a cargo la crianza de menores. Particularmente padres y madres que han sufrido pérdidas significativas.

“Es impresionante la cantidad de casos que estamos atendiendo ya sea porque nos contactan o son referidos por otras personas. Nos preocupa el impacto directo que pueda tener el estrés y la angustia en las familias, especialmente en los menores, pues las recientes estadísticas de UNICEF indican que los niños representan entre el 50 por ciento  al 60 por ciento de la población afectada por desastres naturales en el mundo”, expresó Pizarro en declaraciones escritas.

Según Pizarro, estudios de la Asociación Americana de Psicología indican que el temor que provoca en los niños vivir la experiencia de desastres naturales como el huracán María, puede causar serios cambios en la conducta que van desde regresiones como exhibir conductas de edades anteriores, tales como chuparse el dedo o mojar la cama, tener pesadillas y presentar temor a irse a dormir solos.

De igual forma se pueden notar cambios en el desempeño escolar, aumento en rabietas, aislarse y mostrarse más solitarios.

“Cuando un niño sobrevive a un desastre, puede verse perturbada su salud física, mental y emocional. Es normal tener ciertas reacciones ante los desastres, pero puede hacer falta ayuda profesional si algunas reacciones duran más de lo esperado. Por esto es importante estar alertas en caso de notar cambios en las conductas de los menores”, mencionó Pizarro.

Mencionó que su entidad ofrece consejería y ayuda a las familias, pero sus recursos no dan abasto para atender la gran necesidad en todo el país.

“Urge que el Gobierno designe fondos para asegurar que contamos en Puerto Rico con los servicios necesarios para atender la salud mental de nuestras familias, particularmente aquellos que procuran la prevención del maltrato a menores. De igual forma es necesario que se establezcan en las islas centros de ayuda que estén disponibles para las familias que necesitan ser escuchadas y que se les provea apoyo de salud mental, herramientas y consejerías para lidiar con esta situación. En ESCAPE lo estamos haciendo con los recursos disponibles, pero urge beneficiar a todo el país y no damos abasto”, manifestó Pizarro.

Las personas interesadas en conocer más sobre ESCAPE, pueden visitar la página de Facebook ESCAPE, Centro de Fortalecimiento Familiar o acceder a www.escapepr.org.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.