Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Miembros Consorcio Metropistas, Abertis y Goldman Sachs, donan $1 millón a iniciativas de ayuda por huracán en Puerto Rico

SAN JUAN  – A fin de contribuir a los esfuerzos de recuperación tras el paso del huracán María en Puerto Rico, Abertis y Goldman Sachs, quienes componen el consorcio Autopistas Metropolitanas de Puerto Rico (“Metropistas”) anunciaron la donación de un millón de dólares hacia esfuerzos de ayuda luego del huracán en la Isla.

“Puerto Rico es el hogar de nuestros asociados, sus familias, sus amigos y miles de puertorriqueños que utilizan las autopistas PR-22 y PR-5 cada día. Sentimos que tenemos una responsabilidad hacia ellos y una preocupación genuina por su bienestar y el de todos los residentes de la Isla en estos tiempos de necesidad sin precedente. Seguimos permanentemente anclados en Puerto Rico y absolutamente comprometidos con su futuro ahora, durante el proceso de reconstrucción que está por delante y más allá”, dijo Gonzalo Alcalde, principal oficial ejecutivo de Metropistas en declaraciones escritas.

Metropistas es el consorcio privado que opera y mantiene las autopistas PR-22 y PR-5 conforme a un acuerdo de alianza público-privada a largo plazo que data del 2011.

Se informó que el donativo será canalizado a través de tres organizaciones no-gubernamentales (ONGs) que han estado activamente envueltas en diversos aspectos de los esfuerzos de ayuda post huracán en Puerto Rico, a saber, Unidos por Puerto Rico, la Cruz Roja Americana y Team Rubicon, cada una de las cuales recibirá una porción igual del total.

El donativo de 1 millón de dólares será distribuido equitativamente entre las tres organizaciones sin fines de lucro identificadas por Metropistas, incluyendo Unidos por Puerto Rico, una iniciativa impulsada por la Primera Dama de Puerto Rico, Beatriz Rosselló, en colaboración con el sector privado. Esa iniciativa ya ha recaudado alrededor de 11 millones de dólares en ayudas para las víctimas del huracán a través de la Isla.

La contribución monetaria de los miembros del consorcio Metropistas también beneficiará a las víctimas del huracán a través de la Cruz Roja Americana, cuyos voluntarios proveen albergue, alimento y apoyo sicológico a víctimas del huracán, y Team Rubicon, una ONG que aúna las destrezas y experiencias de veteranos de las fuerzas armadas con efectivos de primera respuesta para enviar rápidamente equipos de respuesta a emergencias, distribuir suministros médicos y ayuda en otras áreas de necesidad. Al presente, ambas ONGs están trabajando en diversas localidades en coordinación con socios federales, locales, empresariales y comunitarios.

Esta contribución se suma al apoyo ya ofrecido por Goldman Sachs y sus empleados, quienes previamente habían comprometido más de 500,000 dólares dirigidos a iniciativas de ayuda post huracán María en Puerto Rico a través de recomendaciones de donativos de Goldman Sachs Gives, el fondo de donaciones de la firma, donativos de los empleados y el Programa de Pareo de Donativos de la firma. Además, empleados de Goldman Sachs están ofreciendo su tiempo como voluntarios a través de la iniciativa Community TeamWorks (CTW) de la firma, incluyendo un día de servicio en la sede de la firma en Nueva York para empacar comidas que serán enviadas a Puerto Rico.

“Somos conscientes de que la necesidad urgente de ayuda es abarcadora, por lo cual hemos querido asegurarnos que nuestra contribución fuera canalizada a través de entidades establecidas que ya estén trabajando en el campo y que, por lo tanto, puedan tener un impacto inmediato sobre los esfuerzos de recuperación en la Isla brindando ayuda directamente a la gente”, dijo Alcalde.

Metropistas comenzó la evaluación de sus daños, remoción de escombros y esfuerzos de rehabilitación en las autopistas PR-22 y PR-5 el 21 de septiembre, inmediatamente después del paso del huracán María. Ambas vías reanudaron operaciones el lunes, 25 de septiembre. La PR-22, también conocida como Expreso José de Diego, es la autopista de peaje más transitada en la Isla. La PR-5 es una extensión de la PR-22 de cuatro kilómetros que discurre por el área metropolitana en Bayamón.

“Como casi todo el mundo en Puerto Rico, nuestra operación también fue impactada significativamente por el huracán María pero teníamos un trabajo que hacer y, gracias a nuestro equipo, logramos hacerlo rápidamente”, dijo Alcalde,  quien agradeció a su equipo de “grandes profesionales y seres humanos que hicieron posible que lográramos en tan corto tiempo el que ambas la PR-22 y la PR-5 estuvieran funcionando en un momento crítico cuando la infraestructura vial es de tanta importancia para los esfuerzos de recuperación”.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.