Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Gobernador de Nueva York critica nivel de respuesta federal en Puerto Rico post María

SAN JUAN -El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, criticó el jueves el nivel de respuesta del gobierno federal en Puerto Rico.

“Si estuvieras hablando de Florida, Texas, California o Nueva York y estuviéramos a 5 semanas luego del huracán y la gente no tuviera agua ni luz, habría un alboroto. Lo que perdemos aquí de perspectiva es que cuando hablamos de Puerto Rico,  hablamos de americanos. Y que ha habido una vara distinta que subliminalmente se ha impuesto. ¡No!, no está bien que 5 semanas después la gente no tenga agua potable. Y que la gente no tenga luz. Y que a este paso, la restauración del sistema eléctrico tomará meses y meses. Eso no está bien, no sería aceptable en cualquiera de los 50 estados. Habría escándalo en todas partes y el mismo alboroto debería haber en Puerto Rico”, dijo Cuomo en conferencia de prensa junto al gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares.

Para el gobernador Cuomo, es inaceptable el resultado que se ve en la Isla, a 36 días del paso del huracán María.

“Los empleados que están en Puerto Rico están trabajando muy fuerte. Pero en términos de resultados, estar 5 semanas después sin que la gente tenga agua ni luz, es inaceptable, inadecuado. La respuesta no ha sido la que debe ser, punto”, mencionó.

Cuomo reaccionó además al nombramiento de Noel Zamot como oficial de restructuración de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

“Estas en el medio del manejo de una crisis y lo menos que necesitas es confundir la cadena de mando con mas niveles de burocracia. Tienes que llevarle agua a la gente, tienes que reconectar la luz”, señaló.

Al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos les informó que Nueva York tiene disponible para que lleguen a Puerto Rico en cuestión de días- si se logra un acuerdo de ayuda mutua con la Isla-cientos de trabajadores de energía eléctrica.

Cuomo llegó a Puerto Rico para, entre otras cosas, entregar unos filtros de agua, que fueron comprados gracias a un donativo de un millón de dólares del Empire State Clean Water Fund.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.