Trump continúa sus ataques a México en plena negociación del TLC

El presidente insiste en que México pagará un eventual muro mientras amenaza a su propio partido para que lo financie

Trump, este lunes en la rueda de prensa con el presidente finlandés, Sauli Niinisto. AFP

México no está dispuesto a negociar el Tratado de Libre Comercio en las redes sociales ni en los medios de comunicación. Pero Donald Trump sí. El presidente de Estados Unidos volvió a cargar no solo contra el tratado, sino contra el país entero, durante una rueda de prensa este lunes. Sin que nadie le preguntara, Trump dijo que México “se está poniendo difícil” con el TLC (NAFTA, en inglés) y recuperó la idea de que el país vecino pagará la construcción de un muro en la frontera.

“NAFTA es uno de los peores tratados que se han negociado nunca, en cualquier lugar del mundo”, insistió un Trump que ha decidió la semana pasada volver al tono de la campaña electoral. “Y entiendo por qué México está poniendo dificultades. ¿Por qué no iban a hacerlo? Les ha ido bien”.

Trump hizo estos comentarios durante una rueda de prensa con el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto. Se volvió hacia él y le dijo: “Le garantizo, señor presidente, que Finlandia no habría firmado un NAFTA con Rusia ni con nadie”. Niinisto no pudo contener la risa.

Trump insistió, con sus negociadores sentados a la mesa con México para renegociar el tratado, que si no se logra un acuerdo, el tratado será eliminado. “Estamos en el proceso de renegociar”, dijo Trump, “pero creo que al menos tienes que comenzar el proceso de eliminarlo antes de que se pueda llegar a un acuerdo justo”. Es decir, que la renegociación, en opinión del presidente de Estados Unidos, se hace con la destrucción del tratado sobre la mesa.

El fin de semana, tras una andanada de tuits en el mismo sentido, la diplomacia mexicana respondió con una carta en la que decía que no iba a negociar el TLC en las redes sociales ni en los medios de comunicación, y reiteraba que en ningún caso México pagará el coste de un muro fronterizo en territorio de EE UU. Así que había que preguntar de nuevo a Trump. “De una forma u otra, México pagará por el muro. Quizá con un reembolso”.

La semana pasada, se le erizó el pelo a los republicanos del Congreso cuando el presidente amenazó con provocar un cierre del Gobierno (consecuencia inevitable de la falta de acuerdo presupuestario) si los legisladores no le dan dinero para su muro. La Cámara de Representantes ha aprobado 1.600 millones para empezar, pero no está claro que el Senado lo mantenga. El coste total se estima en 22.000 millones.

Un periodista le preguntó el lunes por qué amenaza a los republicanos si, según él, México es el que va a pagar por el muro. Trump no vio contradicción entre amenazar a México y al mismo tiempo hacer al contribuyente norteamericano pagar por el muro. Tampoco contestó exactamente a esto. Lo que hizo fue una caracterización de México como solía hacer en la campaña electoral: “El muro es necesario desde el punto de vista de las drogas, tremendo, el azote de las drogas, lo que entra por las áreas de las que hablamos”, dijo Trump. “Las drogas son un problema tremendo. El muro ayudará mucho con el problema de las drogas, y en último caso, es bueno también para México”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.