Nueva Ley busca salvaguardar las artes en Puerto Rico

EL CAPITOLIO – Puerto Rico tiene una nueva herramienta para fomentar la conservación de las bellas artes en la recién firmada Ley 29-2017, mejor conocida como la Ley del Fideicomiso del Museo de Arte de Puerto Rico, iniciativa del presidente de la Cámara de Representantes, Carlos ‘Johnny’ Méndez Núñez, según se informó.

“Con el firme propósito de garantizar que el Museo de Arte de Puerto Rico advenga los fondos necesarios para el mantenimiento óptimo de su planta física y operación en varios aspectos, se está ofreciendo un tratamiento contributivo especial sobre los donativos, se autoriza potenciales futuras emisiones de bonos, sólo para el momento en que se encuentre estabilizada la situación fiscal del Gobierno de Puerto Rico y aclarando que las mismas no constituirán deuda u obligaciones del Gobierno de Puerto Rico”, dijo el líder cameral, a través de declaraciones escritas.

El proyecto crea un fideicomiso de conservación el cual se encargará, entre otras cosas, de establecer, mantener, operar y poseer estructuras y otros activos con el propósito de ser utilizados para servir como sede de un museo que sea un instrumento para la promoción y desarrollo del estudio de todos los aspectos del arte en la isla.

Además, el fideicomiso proveerá apoyo técnico continuo a los artistas y estudiantes en los campos o disciplinas relacionados con las artes, como también las entidades que les agrupan.

“Es de conocimiento general en Puerto Rico, que nuestro gobierno se encuentra pasando por una profunda crisis financiera, cuya génesis no es pertinente a la materia en discusión, pero que sin duda afecta todos los programas de nuestro gobierno; incluyendo la millonaria inversión que por 17 años se ha venido realizando en el Museo (de Arte de Puerto Rio). Toda la obra de gobierno albergada en el Museo se encuentra en peligro de ser afectada, por la falta de recursos, de conformidad con el ordenamiento normativo vigente”, señala la exposición de motivos del Proyecto de la Cámara 960.

La pieza es de la autoría de ‘Méndez Núñez y del representante por San Juan, Eddie Charbonier Chinea.

El pasado 23 de mayo, el gobernador Ricardo Rosselló convirtió en ley la iniciativa que tiene como principal ayudar en la conservación y mantenimiento de las obras artistitas en Puerto Rico.

Otro aspecto de la ley es que establece las pautas para brindar ayuda económica de cualquier clase, incluyendo incentivos y subsidios, a la clase artística local.

El Museo de Arte de Puerto Rico abrió sus puertas el 30 de junio de 2000. Desde el momento de su apertura, esta institución de tanto prestigio ha logrado catapultarse y convertirse en ícono del quehacer cultural puertorriqueño. Este tiene como misión principal promover el conocimiento, apreciación y disfrute del arte puertorriqueño. Con este fin, el Museo colecciona, conserva, exhibe y divulga obras de arte del patio, así como obras de arte de otros países, para contribuir a la educación y deleite del público en general. Dado el renombre adquirido en tan corto tiempo, el Museo aporta significativamente al desarrollo turístico de Puerto Rico y, por su localización, también ha sido eje fundamental del redesarrollo y rehabilitación urbana del área de Santurce.

La sede del Museo de Arte de Puerto Rico está ubicada en la Avenida de Diego en Santurce, en el edificio que hasta el 1966 fue el Hospital o Pabellón de Cirugía del Hospital Municipal de San Juan. Este edificio, de gran valor arquitectónico, se construyó en 1928 y fue parte del complejo de edificios que se conocía como el Hospital Municipal de San Juan, localizado en el centro de Santurce, en un solar situado entre la Avenida de Diego y la Calle del Parque. El mismo fue diseñado por el arquitecto William Schimmelpfennig, quien en el 1929 colaboró en el diseño del Capitolio de Puerto Rico. Este ilustre arquitecto fue por décadas el arquitecto principal de la División de Diseño del Departamento de Interior y en el 1936, fue el arquitecto que diseñó la Torre de la Universidad de Puerto Rico.

El Museo cuenta con unas instalaciones modernas de sobre 130,000 pies cuadrados. El ala oeste es una estructura neoclásica transformada en un magnífico museo para preservar el arte puertorriqueño para el disfrute de generaciones futuras. Hoy en día el histórico edificio guarda la colección permanente del Museo y una exhibición que se exhibe en calidad de préstamo perteneciente a colecciones públicas y privadas sobre el arte puertorriqueño desde la época colonial al presente, la cual es cambiada periódicamente.

En los pasados 17 años, el Museo ha sido anfitrión temporero de 109 colecciones, individuales y colectivas, de pintores y artistas renombrados, tanto de Puerto Rico, como del exterior, de la talla como lo son Kandinsky, Goya, Trelles, Tufiño, Campeche, Oller, Picasso, entre otros.

Esto ha permitido que el Museo reciba la visita de aproximadamente 128 mil turistas al año y de aproximadamente 42 mil estudiantes de sobre 400 escuelas públicas y privadas de la Isla.

En sus casi dos décadas de existencia, este centro del quehacer artístico puertorriqueño ha abierto sus puertas a más de dos millones de personas. El Museo además respalda su misión educativa a través de la publicación de diferentes manuales de estudio y guías, tanto en formato impreso, audio, digital, como también en línea.

Al ser el Fideicomiso de carácter privado, con fines no pecuniarios y perpetuo, las deudas y obligaciones del Fideicomiso no serán deudas u obligaciones del Gobierno de Puerto Rico, ni de sus subdivisiones políticas, se indicó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.