Los proyectos que la JCF entienda críticos se realizarán a pesar de las objeciones, dijo el Coordinador de Revitalización

SAN JUAN – El coordinador de revitalización de la Junta de Control Fiscal (JCF), Noel Zamot, dijo el miércoles que una vez se apruebe un proyecto catalogado como crítico, de acuerdo con el Título 5 de la ley federal PROMESA, el mismo se realizará a pesar de las objeciones de los alcaldes o los ciudadanos.

“Lo que hemos visto hasta ahora, es que la Junta y los integrantes del Gobierno estamos totalmente de acuerdo con las prioridades, los proyectos y el método que se utiliza para esos proyectos críticos. Cuando exista discrepancia con los municipios, tendremos que incluirlos en el proceso”, dijo Zamot en conferencia de prensa.

“Por ejemplo, si fuéramos a aprobar un vertedero. El proyecto tiene fondos, va a crear empleos, va a ser respetuoso del medio ambiente, va a arreglar un problema que tenemos con los desperdicios sólidos, pero el municipio tiene una situación donde ellos piensen que pierden autoridad. Ahí nos tendríamos que reunir con el liderato del municipio y explicarles como el proyecto va a ser útil”, añadió.

El proceso para presentar los proyectos se realizará a través de la dirección https://cpp.juntasupervision.pr.gov. En la misma, se podrá además someter los comentarios en contra de los proyectos. En el caso de que exista muchas objeciones  de una  comunidad sobre una construcción propuesta, el ingeniero Zamot mencionó que se evaluará si se realizan vistas públicas para escuchar el sentir de los residentes.

“En muchos de los casos lo que ocurre es que no estamos operando con toda la información correcta y común. Pero a medida que podamos tener esa discusión más abierta y transparente, creo que se resuelven la mayoría de los problemas, no todos, pero muchos”, expresó.

Los proyectos críticos se concentran en los siguientes renglones: generación y transmisión de energía eléctrica; transportación vial y masiva; puertos y aeropuertos;  producción, tratamiento y manejo inteligente de agua y desperdicios sólidos.

Zamot explicó para que un proyecto sometido sea aprobado, debe cumplir con los siguientes requisitos: el impacto que tendrá para atender la emergencia, disponibilidad de capital privado inmediato, nivel requerido de financiamiento del gobierno estatal, que cumpla con los requisitos ambientales y económicos y que el mismo cumpla con los requisitos del plan fiscal y de política pública, tanto del Gobierno como de la JCF.

Se supone que el proceso tome 20 días para informarle al proponente si el proyecto se acepta, y 5 días para informarle cuál de las agencias atenderá el mismo. Luego hay 30 días para someter comentarios.  El proceso total, según Zamot, para  finalmente obtener los permisos no debería exceder los 150 días.

“Si el proyecto es compatible con un plan fiscal, que el Gobierno ha aprobado y el Gobierno dice que no quiere el proyecto, entonces tendremos que tener una discusión un poco más interesante. Porque ahora estamos en una situación, donde estamos operando bajo una inversión que beneficia al pueblo y estando bajo el Título 3, tendríamos que discutir eso. La ley de PROMESA dicta que en algunos casos, la Junta diga que el proyecto se haga. Pero la ley es abarcadora y no muy precisa en ese caso”, contestó Zamot  a la pregunta de quién tendrá la última palabra en caso de que el Gobierno por alguna razón se oponga a algún proyecto crítico aprobado.

De igual forma, será la entidad federal creada bajo la ley federal PROMESA quién decidirá a cuál contratista se le adjudica el proyecto, en caso de que haya más de una propuesta.

Zamot estimó en 1,600 millones de dólares la inversión que se necesita en infraestructura para cumplir con los objetivos del Plan Fiscal. Para que el Producto Interno Bruto aumente, son necesarios 5 mil millones de dólares en inversión.

El coordinador de Revitalización informó que previo a comenzar el proceso para someter propuestas para los proyectos calificados como críticos, ya hay siete empresas interesadas en la generación de energía eléctrica.

De igual forma, se tratará de someter todos los proyectos de Alianzas Público Privadas bajo el Título 5 de PROMESA, aunque no todas tendrán al final la clasificación de proyecto crítico.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.