Legisladores condenan reducción de jornada laboral

SAN JUAN – Legisladores de todos los partidos políticos condenaron el viernes que la Junta de Control Fiscal (JCF) este presionando al Gobierno para que imponga una reducción en la jornada laboral a los empleados públicos.

De hecho, el senador por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Larry Seilhamer Rodríguez, señaló que el gobierno va a desafiar en los tribunales dicha medida.

“El Gobernador de Puerto Rico ha sido claro. El esfuerzo ha sido en apenas siete meses, extraordinario. Yo creo que hay mucha credibilidad en todas las órdenes ejecutivas y leyes aprobadas. De cuarenta leyes, quince atienden la situación fiscal de Puerto Rico. Y me parece que se nos debe dar la oportunidad de ver si todas estas proyecciones que nosotros hacemos se cumplen o no”, apuntó Seilhamer Rodríguez.

A su vez, el representante por el Partido Popular Democrático (PPD), Jesús Manuel Ortiz, acusó a la administración Rosselló de mentirle al país, pues a su juicio sabían que la reducción de jornada laboral sería inevitable con el Plan Fiscal aprobado por la JCF.

“El gobierno está jugando un juego para culpar a la Junta y así lavarse un poco la cara frente al país. Pero hoy esa reunión fue clara. El que vio esa reunión, vio claramente que hay unos acuerdos con los que ellos no han cumplido. Son más de doscientos millones de dólares. El impacto de esta medida va hacer de cientos de millones de dólares en salarios que los empleados no van a recibir, en dinero que no va a circular en la economía, en dinero que no va a llegar al pago de hipotecas, al pago de carro, a las compras, a actividades de entretenimiento. Y eso es producto de que el gobierno le ha estado mintiendo al país y ha estado poniendo las acciones y sus prioridades en donde no deben colocarlas, en vez de adelantar acciones que ayuden a salir de la crisis”, determinó Ortiz.

En esa línea, el portavoz alterno de la delegación del PPD en la Cámara de Representantes, Ramón Luis Cruz Burgos, le recomendó al gobernador Ricardo Rosselló que no le continúe mintiendo al país, y admita que la reducción en la jornada laboral para los empleados públicos, fue uno de los grandes errores que plasmó en su Plan Fiscal.

“El gobernador plasmó en blanco y negro su propuesta para una reducción de jornada en el plan que le presentó a la JSF. De hecho, celebró cuando se lo aprobaron. Ahora quiere dar la impresión de que pelea con la Junta, cuando él mismo puso sobre la mesa la reducción en la jornada laboral. En lugar de reducir gastos para evitar que los empleados públicos fueran sometidos a esta injusticia, Ricardo Rosselló estableció nuevas agencias, mantuvo el gasto en publicidad y en contratos y gastó millones en un plebiscito inservible. Si hay una reducción de jornada es porque él la pidió”, denunció Cruz Burgos.

Mientras tanto, el representante por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez Lebrón, indicó que la reducción de jornada laboral “es llevar a la gente a mayor pobreza”, a la vez que se limita las aportaciones a los días de enfermedad y de vacaciones de estos trabajadores. Del mismo modo, se impacta la economía y los empleos en el sector privado.

“El Gobierno ha dicho que no lo va a aplicar. Del dicho al hecho hay un gran trecho. Yo quiero verlo. Y si no lo van a aplicar y van a hacerle un frente a la Junta, pues bienvenido sea”, sentenció Márquez Lebrón.

En términos parecidos se mostró el senador por el PIP, Juan Dalmau Ramírez, quien expuso que “con la imposición de la jornada parcial se ha consumado un golpe mortal a la economía de Puerto Rico y una agresión contra el sector asalariad del servicio público en el país”.

“Esto lo que significa en la práctica es una reducción salarial a los empleados públicos que tendrá el efecto de llevar a la clase trabajadora y a amplios sectores de nuestro pueblo a niveles de pobreza extrema. Como anticipé, el anuncio de la Junta reconfirma que el rol de ese instrumento antidemocrático es servir de verdugos del pueblo de Puerto Rico, pues para satisfacer el apetito de lucro desmedido de los bonistas buitres y de quienes quieren enriquecerse acosta del empobrecimiento y el sufrimiento del pueblo puertorriqueño”, añadió Dalmau Ramírez.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.