La purga de ‘Breitbart’ de la Casa Blanca continúa con el despido de Sebastian Gorka

El asesor, próximo a Steve Bannon, sale del Gobierno Trump criticando “las fuerzas que no apoyan” la agenda del presidente

Sebastian Gorka, el pasado febrero. AFP

Sebastian Gorka, uno de los asesores más polémicos del círculo que rodea al presidente de Estados Unidos, cesó este viernes por la noche en su puesto y ya no en la Casa Blanca. Según dijo un cargo anónimo de la Presidencia a los medios, “Sebastian Gorka no ha dimitido, pero puedo confirmar que ya no trabaja para la Casa Blanca”. La misteriosa comunicación deja en el aire muchas preguntas sobre la partida de Gorka, defensor de la línea más dura del trumpismo.

Gorka es un hombre de Steve Bannon, el ideólogo surgido de la derecha nacionalista que se convirtió en mano derecha de Donald Trump en los últimos meses de su campaña y después pasó a ser el estratega jefe del presidente, con acceso a secretos de seguridad nacional.

Bannon fue despedido de la Casa Blanca el pasado viernes en lo que se interpretó como una purga de los elementos más estrambóticos de esta Administración por parte del nuevo jefe de Gabinete, el general John Kelly. Desde hace semanas, los medios de Washington dan por hecho que hay una pugna entre los miembros del Gobierno pragmáticos y con un historial de servicio público (los generales Kelly, McMaster y Mattis) y los asesores surgidos de la órbita de la web extremista Breitbart ara enderezar el rumo de la Administración Trump. La salida de Gorka de la Casa Blanca se entiende dentro de ese proceso. El pasado viernes, Trump agradeció a Bannon los servicios prestados. En la medianoche de este viernes aún no se había pronunciado sobre Gorka.

Cuando Bannon fue despedido, afirmó: “La presidencia por la que luchamos, y ganamos, ha terminado”. Bannon ha vuelto como director de Breitbart, la web donde Gorka escribía como experto de seguridad nacional. Británico de padres húngaros, Gorka se había hecho un rostro popular en los shows de noticias de Estados Unidos, donde entraba en directo a defender con fiereza las decisiones más polémicas de Donald Trump.

La confirmación de la Casa Blanca daba a entender que Gorka fue despedido. Poco antes, la web conservadora The Federalist había publicado un texto que presentó como la carta de renuncia de Gorka. En él, el asesor dice: “Dados los acontecimientos recientes, está claro que las fuerzas que no apoyan las promesas de MAGA (acrónimo de Make America Great Again) están, por el momento, en ascenso en la Casa Blanca. Como consecuencia, la mejor y más efectiva manera de apoyarte, presidente, es desde fuera de la Casa del Pueblo”.

Gorka era considerado como uno de los principales ideólogos tas las palabras de Donald Trump contra el terrorismo yihadista. Desde su órbita, se insistía en llamarlo terrorismo radical islámico. Se le ha acusado de vínculos con grupos de extrema derecha europeos.

“Desgraciadamente, los individuos que mejor representaban las políticas que van a Hacer América Grande Otra Vez (el lema de campaña de Trump) han sido internamente confrontados, sistemáticamente eliminados o marginados en los últimos meses”, dice en el texto publicado. Critica específicamente el discurso en el que Trump anunció que la misión en Afganistán va a continuar.

La noticia de la desvinculación de Gorka con la Casa Blanca llegó en una avalancha de informaciones del entorno del presidente el viernes por la noche. Donald Trump se encontraba en Camp David siguiendo, como todo el país, la evolución del huracán Harvey, a punto de tocar tierra en Texas con categoría 4. En la noche de Washington, la Casa Blanca anunció la partida de Gorka, una orden para vetar a los transexuales en el Ejército y el indulto presidencial al sheriff Joe Arpaio.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.