Hombre es sentenciado a nivel federal a vida en prisión por cuatro “carjackings” y asesinato

SAN JUAN  – El juez federal Daniel Domínguez sentenció a Carmelo Velázquez Aponte alias “Boty”, a dos términos de vida en prisión por un robo de auto y el asesinato de Richardson Mieses Pimentel, y un período de prisión de 130 años consecutivos para los otros tres cargos, por poseer un arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia (“carjacking”), y posesión de un arma de fuego robada, anunció el jueves, la fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez Vélez.

“Espero que estas penas de vida ayuden a las víctimas a encontrar el cierre y continuar el proceso de curación”, dijo Rodríguez Vélez, en declaraciones escritas.

Explicó que para el 19 de julio de 2016, Velázquez Aponte fue declarado culpable por un jurado de cuatro cargos de robo de carros, uno de los cuales incluyó el asesinato de Mieses Pimentel, cuatro cargos de uso y transporte de un arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia; dos cargos de posesión de un arma de fuego robada.

Relató que durante el juicio de 14 días, el gobierno presentó imágenes y testimonios que narraron los incidentes criminales de robo que el acusado perpetró contra víctimas inocentes. Según el testimonio, el 18 de junio de 2011, el acusado robó el arma de fuego con licencia perteneciente a Richardson Mieses Pimental y su vehículo, y luego lo ejecutó. Después de ese evento, Velázquez Aponte cometió otros atentados. Durante su intento de escapar de su arresto el 20 de junio de 2011, también robó un arma de reglamento de la Policía y disparó a un oficial de la Policía. El acusado, continuó, también participó en otros dos tiroteos con agentes de la Policía, antes de ser arrestado. El acusado disparó las armas robadas a los agentes de Policía.

“Felicito al equipo de la Fiscalía, al FBI, a la Policía Municipal de Carolina y al Departamento de Policía de Puerto Rico por su excelente trabajo para llevar a este acusado ante la justicia. Seguiremos trabajando diligentemente para procesar a los delincuentes violentos hasta el máximo alcance de la ley”, dijo la fiscal federal.

El caso fue procesado por el asistente del Fiscal de los Estados Unidos, Edward Veronda.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.