El PIP declina invitación del gobernador para cabildear por el estatus y lo cataloga como ‘hipocresía’

SAN JUAN – El Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) no aceptó la invitación del gobernador para realizar gestiones en Washington DC en relación al estatus,  acción que la colectividad catalogó como una “perenigración a favor de la perpetuación de la dependencia y a favor de la colonia”, anunciaron varios líderes este domingo.

“No se trata de incrementar la dependencia para salir del paso ni de volver a la muleta de los privilegios contributivos, sino del reclamo de los derechos y las herramientas que pongan fin al coloniaje”, expresó el senador Juan Dalmau Ramírez.

En una conferencia de prensa, los portavoces de la PIP en Senado y Cámara, respectivamente, Dalmau Ramírez y Denis Márquez Lebrón, anunciaron su determinación mediante una misiva dirigida al gobernador, en la que también figura como firmante el presidente ejecutivo del PIP, Fernando Martín.

Otras razones esgrimidas para rechazar la invitación de Fortaleza, según los líderes pipiolos, son, según éstos, la hipocresía y la manipulación de gestar este frente unido, cuando en otros escenarios ha habido consenso en el País con los que el Gobierno al inicio aparentó estar a favor para luego darles la espalda.

“No  hay fuerza moral cuando se reclama acciones conjuntas por parte de un gobierno que en los grandes consensos alcanzados en el último momento se entrega a intereses ajenos al beneficio del país”, añadió Dalmau Ramírez.

Por su parte y a manera de ejemplo, Márquez Lebrón puntualizó la supuesta claudicación del Gobierno de Puerto Rico, a instancias de Justicia federal, de impulsar un plebiscito sin alternativas coloniales, el cambio de postura ante la prohibición por ley del depósito de residuos de carbón en los vertederos de Puerto Rico por presiones del sector privado y más recientemente, la radicación de medidas legislativas como la imposición de un 10% a las empresas foráneas.

“Esta iniciativa de Fortaleza, además de vergonzosa, pues una vez se pretende mendigar prebendas en Washington, es también una hipocresía porque el llamado viene de un gobierno que hasta el momento no ha estado dispuesto a hacer frentes unidos en aquellas cosas en las que sí ha habido consenso”, finalizó Márquez Lebrón.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.