Corea del Norte detalla supuesto plan de ataque a base de EE. UU.

En un mensaje que parece destinado a que la opinión pública no valore este último desafío de Pionyang como una simple bravata.
Foto: Agencia Central de Noticias Norcoreana / EFE

Corea del Norte endureció este jueves aún más su amenaza contra el presidente de EE. UU., Donald Trump, y las bases estadounidenses en Guam al ofrecer detalles de un hipotético plan para atacar con misiles balísticos la isla. 

En un movimiento poco habitual, el régimen de los Kim optó por dotar de mayor veracidad las advertencias que ya lanzó el miércoles contra Washington y sus instalaciones militares en esta isla del Pacífico occidental.

En vez del habitual portavoz anónimo, Pionyang quiso en este caso que el comunicado publicado por la agencia KCNA fuera firmado por Kim Rak-gyom, teniente general de las Fuerzas Estratégicas del Ejército Popular de Corea, la persona que es responsable operativo del programa de misiles.

Nombrado en primavera del 2012 –coincidiendo con la cumbre del proceso sucesorio de Kim Jong-un– es desde el 2015 un general de cuatro estrellas (segundo mayor rango solo por detrás del de mariscal de los Kim) que aparece frecuentemente retratado junto al joven líder y en los banquetes que festejan las pruebas de misiles.

En un mensaje que parece destinado a que la opinión pública no valore este último desafío de Pionyang como una simple bravata, el militar advierte de que el plan para ejecutar el “ataque envolvente” contra Guam del que Pionyang habló en la víspera se está analizando y estará terminado estos días para serle presentado a Kim Jong-un.

El plan, dice, pasa por lanzar cuatro misiles Hwasong-12 de rango medio-largo que sobrevolarán “las prefecturas japonesas de Shimane, Hiroshima y Kochi (occidente del archipiélago nipón) y recorrerán 3.356,7 kilómetros durante 1.065 segundos (casi 18 minutos) antes de golpear las aguas a unos 30 o 40 kilómetros de Guam”.

El diálogo sensato no es posible con un tipo como este desprovisto de razonamiento y solo la fuerza bruta puede funcionar con él

La distancia descrita corresponde a la que media aproximadamente entre el aeropuerto de Panghyon –desde el cual Pionyang realizó el único lanzamiento exitoso del Hwasong-12 el pasado mayo– y las aguas frente a la costa noroeste de Guam, hacia las que miran la base naval y aérea estadounidense.

Medios norcoreanos también mostraron este jueves una movilización de decenas de miles de ciudadanos que desfilaron por la plaza Kim Il-sung de Pionyang el miércoles portando pancartas en defensa del líder Kim Jong-un y en contra de las últimas sanciones de la ONU para castigar los recientes lanzamientos de misiles de Pionyang.

El mensaje lanzado de este jueves por Pionyang incrementa así en otro peldaño una escalada verbal con Washington que comenzó el lunes, cuando el régimen amenazó con un ataque en represalia por la campaña estadounidense para que la ONU aprobase las mencionadas sanciones, que buscan recortar en un tercio las exportaciones norcoreanas.

Donald Trump respondió entonces que el país asiático “se encontrará con una furia y un fuego jamás vistos en el mundo” si no deja de amenazar a su país. Lo hizo coincidiendo con el envío a la península coreana de dos de sus bombarderos estacionados en Guam, lo que dio pie a las amenazas de ataque norcoreanas contra esta isla, a la que ya había amagado con atacar anteriormente.

El teniente general norcoreano tuvo este jueves palabras también para Trump, al que acusó de “soltar un montón de tonterías ‘sobre fuego y furia'”, y de “no ser capaz de entender la gravedad de la actual situación”.

“El diálogo sensato no es posible con un tipo como este desprovisto de razonamiento y solo la fuerza bruta puede funcionar con él”, sentenció.

Estos cruces de declaraciones se ven con preocupación desde Seúl, donde el Jefe del Estado Mayor Conjunto, Roh Jae-cheon, amenazó con responder de manera “contundente y decididamente” si Pionyang opta por lanzar un ataque contra territorio estadounidense o surcoreano.

Por su parte, el Consejo de Seguridad Nacional surcoreano consideró tras una reunión que la situación de seguridad en la península “se está tornando seria” e instó al Norte a “cesar en sus provocaciones”, al tiempo que recordó que la puerta al diálogo con Pyongyang sigue abierta.

Por su parte, el ministro de Defensa japonés, Itsunori Onodera, insinuó este jueves en el Parlamento nipón que en el caso de que Corea del Norte atacara el territorio estadounidense de Guam, Japón debería defender a su aliado.

El recién nombrado ministro dijo que en una situación como esa Japón podría movilizar sus destructores Aegis con sistema antimisiles, según recogió la agencia Kyodo.

EFE

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.