Comisión estudia la disponibilidad de vivienda para veteranos en Puerto Rico

EL CAPITOLIO  – La Comisión de Vivienda y Desarrollo Urbano y de Sistemas de Retiro y Asuntos del Veterano, que presiden los representantes Luis “Junior” Pérez Ortiz y María de Lourdes Ramos Rivera, llevaron a cabo el miércoles, una vista pública en la cual se estudió la disponibilidad y desarrollo de vivienda para veteranos retirados de edad avanzada o con impedimentos por parte del Gobierno de Puerto Rico.

Durante los trabajos, el Procurador del Veterano (OPV), licenciado Agustín Montañez Allman, mediante ponencia escrita informó que, para el 2015 el Departamento de Asuntos del Veterano (DVA por sus siglas en inglés), estimó que en la Isla existen alrededor de 90,395 veteranos que reciben los servicios de la agencia. Es por ello, que se estipuló que la cifra puede aumentar alcanzando los 100 mil veteranos.  De estos, unos 5,200 no poseen hogar propio, según cifras ofrecidas por el Departamento de Vivienda para Puerto Rico e Islas Vírgenes en 2016.

Sin embargo, el procurador señaló en declaraciones escritas que “la cifra es mayor cuando se toma como referencia una encuesta interna de la agencia de la que surge que un 21 por ciento de los 30 mil veteranos encuestados no son dueños de un hogar, ya sea porque arriendan la unidad en la que viven o simplemente porque no tienen un techo donde vivir”.

Montañez Allman puntualizó, que entre la población veterana más joven, uno de los mayores problemas es la pérdida de la vivienda, mientras que los veteranos de más de 50 años, la necesidad más apremiante es de centros de cuido, facilidades residenciales para pacientes de Alzheimer u otras condiciones de salud mental, así como servicio de ama de llaves para asistir a los que se encuentran en sus hogares y facilidades para los veteranos sin hogar.

Señaló que para los veteranos que necesitan un cuidado prolongado Puerto Rico cuenta con la Casa del Veterano (CV) en Juana Díaz, que tiene un cupo para 240 personas. En la actualidad la instalación cuenta con 140 residentes, de los cuales 134 reciben un subsidio de vivienda costeada por el OPV, pero debido a los recortes en fondos en los últimos años, no ha sido posible ofrecer el servicio a más veteranos.

“Es imperativo que esta Comisión, la Asamblea Legislativa y el Gobierno de Puerto Rico en general, comprendan a cabalidad la importancia de asegurar la continuidad de la operación ininterrumpida de la CV y su viabilidad económica. De la misma depende un número significativo de veteranos en Puerto Rico”, expuso.

Por su parte, el licenciado Luis Borges Rivera, Comandante Departamental de la organización Disable American Veterans (DAV), presentó las necesidades de esta población. Añadió, que mediante los programas de subsidios regulares, los veteranos sin hogar no han sido atendidos.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.