CABE denuncia proceso atropellado para revisión del Código Civil

SAN JUAN – Integrantes del Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE) denunciaron el viernes el proceso atropellado y a puertas cerradas para crear un nuevo Código Civil en la Isla.

Las expresiones se dieron en el Simposio “Vida, persona y familia: Los Valores del Nuevo Código Civil”, que fue convocado por CABE. En el mismo se dieron cita deponentes con una amplia trayectoria de trabajo legal, académico, trabajo social, de defensoría de derechos humanos y activismo.

Según los participantes el proceso de revisión del Código Civil debe estar enmarcado en tres acuerdos básicos: 1. Debe estar separado de procesos político partidistas; 2. Debe respetar la separación de Iglesia y Estado; y 3. Debe aspirar a eliminar las inequidades dentro del sistema jurídico.

El primer panelista fue el Lcdo. César Alvarado, quien fue parte de la Comisión Revisora del Código Civil nombrada en los ‘90. Éste explicó que dicha comisión trabajó por 11 años y creó un borrador que debería servir de punto de partida para el nuevo Código. Alvarado añadió que los trabajos de dicha comisión incluyeron la participación de profesoras y profesores de las tres escuelas de derecho de la Isla, y la celebración de vistas públicas que les permitieron crear un documento en el cual se recogieron recomendaciones que fueron presentadas por múltiples sectores del país. Esa revisión se hizo con una inversión millonaria bajo administraciones de los dos partidos que han gobernado el país, y siempre se trabajó bajo el acuerdo de dejar de lado la política partidista para dar prioridad a la creación de un instrumento legal que sirviera a los mejores intereses del país.

La segunda panelista fue la Lcda. María Dolores Fernós, primera Procuradora de las Mujeres y profesora de la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana. En su ponencia, Fernós analizó cómo el Código Civil actual perpetúa las desigualdades e invisibilidad de las mujeres y las comunidades LGBTTIQ.

“El nuevo Código Civil debería ser un instrumento para corregir inequidades del pasado” expresó Fernós al tiempo que recordó cómo los sectores religiosos fundamentalistas han entorpecido el avance de legislación que garantice la visibilidad y los derechos de comunidades vulnerables. También señaló cómo las jerarquías y formas de discrimen avaladas por el Código Civil han constituido históricamente una base desde la cual se construyó y se sigue construyendo la violencia hacia las mujeres y, hoy en día, hacia las comunidades LGBTTIQ.

Más allá del tema legal, la tercera presentación del Simposio estuvo a cargo de la Dra. Mabel López, quien compareció en representación del presidente del Colegio de Profesionales del Trabajo Social, Larry Emil Alicea.
López insistió en que la discusión sobre un nuevo Código Civil debe incluir un debate sobre los conceptos de familias que ya son parte de la realidad del país.
“Las familias tradicionales no son naturales, sino socialmente construidas. El patriarcado, el heterosexismo y el sexismo han afectado negativamente las estructuras familiares”, expresó López.

En otros aspectos, la licenciada Nora Vargas, profesora de derecho en la Universidad de Puerto Rico, fue enfática al señalar que en “Puerto Rico el discrimen está institucionalizado. Además, las familias diversas siempre han existido y el Código Civil las invisibiliza”.

La segunda plenaria del Simposio contó con la participación de la periodista Mari Mari Narváez, de Espacios Abiertos, y la licenciada Amárilis Pagán Jiménez, de Proyecto Matria e integrante de CABE.

Pagán Jiménez analizó el estado actual del país y cómo el mismo pone en riesgo una revisión amplia y justa del Código Civil. En lo que ella llamó “El mapa del terror o cómo destruir una democracia”, Pagán expuso diez estrategias que el gobierno, y en especial la Legislatura actual, están utilizando para excluir a poblaciones, como la LGBTTIQ, de los procesos legislativos y gubernamentales que afectan sus derechos humanos.

Precisamente en esa línea, CABE salió al paso a las expresiones de la representante Charbonier, quien dijo ayer que en septiembre publicarán un borrador del Código Civil y que abrirán el proceso a vistas públicas, aunque según un rotativo del país ella no garantizó que todos los interesados puedan expresar sus planteamientos durante las audiencias.

“La representante Charbonier dice lo contrario a lo que hace y apuesta a que no le estamos llevando un récord de acciones. No olvidamos sus expresiones en cuanto a dar prioridad al matrimonio heterosexual, ni que tiene como consultor a un sacerdote católico que se ha hecho tristemente famoso por el afán con el cual ataca a las poblaciones LGBT. Tampoco olvidamos que en la discusión del Proyecto de la Cámara 1018 para aprobar una ley que autorizaría a discriminar por razones religiosas, las vistas se manipularon para reducir la comparecencia de grupos que se oponían al proyecto y poder decir luego a la la prensa que el proyecto fue apoyado por la mayoría de los deponentes”, expresó el licenciado Osvaldo Burgos, portavoz de CABE.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.