A principios de septiembre salen a Washington subgrupos del Frente por Puerto Rico

SAN JUAN – El gobernador Ricardo Rosselló Nevares se reunió en la tarde del martes con los sub grupos del Frente por Puerto Rico, para trazar el plan de cabildeo en Washington que comenzará del 4 al 8 de septiembre.

“Uno de los grandes pasos que hemos dado es que existía una percepción de con la Junta se resolvían los problemas. Cuando uno iba para Washington y solicitaba paridad en salud o colaboración para una reforma fiscal, ellos entendían que ya habían resuelto el problema, pasando la Ley de PROMESA. Esa percepción ya no es realidad, gracias al esfuerzo que hemos hecho”, expuso el gobernador en conferencia de prensa.

Según Rosselló Nevares, la estrategia en tres frentes procura que se pongan en vigor las recomendaciones del Grupo de Trabajo (Task Force) del Congreso sobre las propuestas de desarrollo económico. En el tema de salud, si no se toma acción, el gobierno se enfrenta a un abismo fiscal de mil trescientos millones de dólares al año. En el caso de Estados Unidos, el impacto podría ser de 30 mil millones de dólares si no se atiende la situación de la Isla.

El gobernador entiende que Puerto Rico puede beneficiarse del ‘Children’s Health Insurance Programs’ (conocido como SCHIP), el cual provee paridad de fondos a los estados para cubierta de salud a familias con hijos.

En lo que tiene que ver con la Reforma Contributiva, lo importante es que a Puerto Rico se le escuche y que al final- si finalmente se aprueba algún proyecto- se logre que a la isla en términos contributivos  se le reconozca como una jurisdicción doméstica. Si no se considera a la Isla, el impacto sería de prácticamente la mitad del Producto Interno Bruto.

“Nosotros entendemos que la Reforma de Salud tiene mayores probabilidades de convertirse en algún tipo de proyecto que la que tiene la Reforma Contributiva. Ese es el ambiente que hemos percibido en Washington. Puede que termine en algo similar al Affordable Care Act, pero de la misma forma tenemos que estar preparados, porque el efecto es demasiado negativo para Puerto Rico”, mencionó.

“Además queremos exponer que a la medida que no se tome acción con una reforma estructural para Puerto Rico, que no le cuesta un centavo  a los contribuyentes americanos, pues entonces lo que se expone el gobierno federal es que Puerto Rico coja un impacto mucho mayor a su economía y que eventualmente tenga que tirar un salvavidas para Puerto Rico.

El segundo grupo, mencionó Rosselló Nevares, saldría del 12 al 15 de septiembre a la capital federal. Luego, habrá un proceso para evaluar los resultados y a finales de mes se realizará una sesión plenaria, para exponer los logros alcanzados.

En el subgrupo de Reforma Contributiva hay 30 personas, en el de desarrollo económico 28 y en el de salud 37 personas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.