Trump pasará 18 días en su club de golf tras pedir a los republicanos que retrasen sus vacaciones

El presidente tomará a principios de agosto su primer descanso largo desde que llegó a la Casa Blanca

Donald Trump CHRIS KLEPONIS / POOL EFE

Donald Trump considera que él ha hecho sus deberes y los senadores republicanos no. El presidente de Estados Unidos se tomará un descanso de 18 días en su club de golf de Bedminster (Nueva Jersey) del 3 y el 20 de agosto. Pero ha pedido a sus legisladores que no se vayan de Washington hasta que tengan lista la reforma sanitaria.

Aunque la Casa Blanca no ha hecho oficial las fechas, la Administración Federal de Aviación (FAA, siglas en inglés) anunció este viernes restricciones en el espacio aéreoalrededor del complejo Trump durante esos días. Esta es una medida habitual de seguridad cuando el presidente viaja fuera de la capital.

Hasta ahora, el presidente ha viajado con frecuencia al club de Bedminster y al de Mar-a-Lago (Florida) en fines de semana. En aquellos que pasa en Washington, es habitual que el republicano acuda a otra de sus instalaciones en Virginia para jugar al golf, una de sus grandes aficiones. Las dos semanas y media de descanso son una extensión habitual de tiempo, similar a la de presidentes anteriores, pese a que Trump criticó en la campaña electoral a sus predecesores por ausentarse tanto tiempo. “Saldré de la Casa Blanca muy pocas veces. No seré un presidente que toma vacaciones”, afirmó.

Tras seis meses en el cargo, el descanso supondrá la primera pausa larga desde que aterrizó en la Casa Blanca. Su presidencia hasta ahora ha estado nublada por la trama rusa, el caótico funcionamiento del Ala Oeste y los fracasos políticos en el Congreso. La epítome de estos fue el naufragio el lunes de su plan para reemplazar el sistema sanitario de Barack Obama. Las fisuras entre republicanos impidieron que el proyecto de ley pudiera prosperar.

En este contexto, Trump congregó a los senadores en la Casa Blanca y les tuteló sobre la necesidad de aprobar algo de manera inmediata. “Debemos quedarnos aquí (en Washington. No debemos irnos de la ciudad y debemos machacar esto hasta que lo consigamos hacer”, les dijo el presidente. Insistió hasta tres veces en que no debían irse hasta conseguir un nuevo plan sanitario. “No nos debemos ir hasta que la ley esté en mi mesa y todos estemos en el Despacho Oval. La firmaré y podremos celebrar”, concluyó Trump.

Sin embargo, el presidente parece haber concretado sus planes de descanso pocos días después de esas afirmaciones. Tal y como ha asegurado a lo largo de la semana, no se considera culpable de uno de los mayores fracasos de su corta presidencia. El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, ya ha anunciado que los legisladores retrasarán su descanso hasta la tercera semana de agosto. Habitualmente, las vacaciones para ellos suelen empezar a primeros de ese mes.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.