Putin dice que Rusia y China trabajarán juntos para resolver la crisis de Corea del Norte

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo este martes que es importante que Rusia y China impulsen iniciativas para resolver la crisis en la península de Corea, que este martes se complicó con el lanzamiento de un misil balístico intercontinental por parte de Pyongyang.

Putin también dijo, durante un evento en Moscú con la prensa, junto al presidente de China, Xi Jinping, que Corea del Norte debe congelar inmediatamente el lanzamiento de misiles balísticos.

“Hay, por supuesto, toda una cuestión en la península coreana, la construcción de la paz y la estabilidad”, dijo Putin. “Es muy importante impulsar nuestra iniciativa conjunta para resolver el problema coreano con miras a congelar de inmediato el lanzamiento de misiles balísticos y también ocuparse del despliegue de armas en Corea del Sur”.

China es el principal aliado y socio económico de Corea del Norte.

Pyongyang dijo este martes, luego del lanzamiento del misil balístico intercontinental que este “puede llegar a cualquier parte del mundo“, según reportaron medios estatales.

Corea del Sur dijo este martes que si Pyongyang “continúa con las provocaciones”, se enfrentará a la destrucción.

“El lanzamiento del misil balístico de Corea del Norte fue evaluado y tiene un alcance mayor al misil balístico lanzado el 14 de mayo. Las autoridades de Corea del Sur y de Estados Unidos están analizando si Corea del Norte tiene capacidad de misiles balísticos intercontinentales como lo han indicado”, dijo Cho Han-gyu, director de operaciones conjuntas de Corea del Sur.

“Si Corea del Norte ignora la advertencia de nuestros militares y continúa las provocaciones, advertimos claramente que el régimen de Kim Jong Un se enfrentará a la destrucción”, añadió Cho.

La prueba de la mañana del martes superó una altitud de “más de” 2.500 kilómetros, según el Ministerio de Defensa japonés.

Esa altitud sugiere que el régimen está desarrollando misiles que son capaces de viajar más lejos que nunca.

El misil voló al mar al este de la península de Corea y puede haber aterrizado en la Zona Económica Exclusiva de Japón, que se extiende 200 millas náuticas desde sus costas, dijo Takahiro Hirano, funcionario de Asuntos Públicos del Ministerio de Defensa japonés.

Fue lanzado desde Panghyon, en la provincia de Pyongan del Norte, y voló más de 930 kilómetros, de acuerdo con el Ejército de Corea del Sur, más allá de lanzamiento del 14 de mayo, que los analistas describieron como su prueba más exitosa de la historia.

La de este martes fue la undécima prueba de misiles conducida por Corea del Norte este año y llega en medio de creciente frustración del presidente estadounidense, Donald Trump, por la falta de progreso en la contención de los programas de misiles nucleares y balísticos de Pyongyang.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.