Marihuana en Las Vegas: ¿el negocio del siglo?

En Nevada, las personas soportaron filas de una hora para acceder a su primera dosis legal de marihuana. / Getty Images

En su segundo fin de semana como producto legal, la marihuana se agotó en Nevada. Las consecuencias tienen al gobierno de ese estado en aprietos.

Estado de emergencia. Eso decretó Brian Sandoval, gobernador de Nevada, en Estados Unidos, porque se agotó la marihuana en el territorio que tiene a su cargo. La medida, creada para utilizarse en casos de desastres naturales, esta vez fue la solución al pánico posterior a que se terminaran las existencias del insumo en todas las tiendas. Tanto consumidores como autoridades quedaron fuera de base.

Nevada es el quinto estado del país norteamericano en legalizar la venta de marihuana para usos recreativos. El 1º de julio, los compradores acudieron masivamente a los dispensarios para adquirir su dosis, por primera vez legal. Uno de ellos le dijo a ABC News que había hecho una fila de una hora pero que había valido la pena. Otro agradeció el hecho de estar ahí y no revoloteando por Las Vegas, buscando un dealer.

El gobierno local sabía que el caso de Nevada era especial. Las Vegas es la ciudad más grande del estado y no es cualquier ciudad. Se trata del epicentro de la rumba, los casinos y las comedias románticas que tienen como trama una pareja que se va de fiesta y no se acuerda de nada al otro día. “Lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas”, dicen los guiones de esas películas. Turistas de Estados Unidos y el mundo van a Las Vegas a perder la cabeza.

En efecto, los turistas jugaron un rol importante en la crisis que desembocó en el estado de emergencia. Los visitantes estuvieron detrás de dos de cada tres compras de marihuana.

Además, para los cocineros, la aprobación de la marihuana fue la sensación. Empezaron a preparar toda clase de pasteles con el nuevo producto.

El desenlace se veía venir desde las primeras horas de venta: la marihuana disponible no iba a ser suficiente para satisfacer la demanda.

Sandoval decretó el estado de emergencia para prevenir que la situación vuelva a presentarse, porque las consecuencias van mucho más allá de un tumulto de compradores indispuestos.

La legalización trajo una guerra entre el gobierno local y las licoreras de Nevada. A pesar de que estas empresas querían entrar en el negocio, las autoridades les dijeron que no cumplían con los requisitos para adquirir las licencias de venta.

Los reportes de ventas de marihuana para adultos ya superan con creces las expectativas de la industria en las 47 tiendas para comercializar marihuana en el estado. La realidad es que muchos establecimientos se están quedando sin inventario y el gobierno debe abordar la falta de distribuidores de inmediato”, dijo la oficina para el control de impuestos en un comunicado. Y agregó: “Si el problema con las licencias de distribución no se resuelve rápido, la falta de producto en las tiendas va a derivar en pérdidas de empleo y convertirá un mercado naciente en una parálisis total. Eso supondría un agujero en los presupuestos estatales para la educación”.

Nevada fue históricamente uno de los estados más agresivos contra el consumo de drogas, con penas de hasta 20 años de cárcel. La noticia de la viralidad del consumo de marihuana llega en medio de la preocupación nacional por los efectos del consumo de drogas.

Según The New York Times, durante 2016, las drogas mataron jóvenes como nunca antes: casi 59.700 personas murieron. De hecho son la principal causa de muerte de los menores de 50 años en Estados Unidos; 35.000 de esas muertes estaban relacionadas con el consumo de heroína.

Además, según informó Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, al diario El País de España, se cree que el consumo de drogas, en especial el elevado consumo de heroína, está directamente relacionado con los problemas de los más jóvenes para emplearse.

Yellen puso el ejemplo de la industria manufacturera, que tiene problemas encontrando trabajadores jóvenes capacitados para desempeñar sus funciones.

Además, esta semana, el fiscal general, Jeff Sessions, acusó de fraude a 412 doctores, enfermeras y otros profesionales de la medicina, en muchos de los casos por prescribir opiáceos que, según él, han sido responsables de esta crisis nacional de adicciones.

Aun así, al negocio de la marihuana en Nevada le fue tan bien que recaudó alrededor de US$3 millones sólo en el primer fin de semana. Y el gobierno local está haciendo todo lo posible por restablecerlo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.