En las calles, la oposición venezolana buscará parar la constituyente

Convocaron huelga de 48 horas para el próximo miércoles y jueves.

La oposición en Venezuela dice que el resultado del plebiscito sobre la Constituyente debe ser de obligatorio cumplimiento.
Foto: AFP

“No queremos ser Cuba”, se lee en uno de los carteles que grupos de opositores venezolanos pegaron este lunes en las fachadas de algunos recintos electorales, en una marcha contrarreloj para frenar la elección, el domingo, de la asamblea constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro.

En el inicio de una semana decisiva para la crisis política venezolana, la oposición realizó un recorrido por colegios donde serán instaladas las urnas, algunos de los cuales empezaron a ser custodiados por los militares en un operativo especial para los comicios.

Así, quemando los últimos cartuchos, se convocó una huelga de 48 horas el próximo miércoles y jueves con bloqueos de calles –tras un paro de 24 horas la semana pasada–, la cual será respaldada por importantes centrales obreras. Pero, el gobierno controla la estratégica industria petrolera.

Para el viernes, la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) llamó a una gran marcha en Caracas, con la advertencia de que si Maduro insiste en la elección, tomará acciones más contundentes el sábado y domingo en lo que llama un “boicot cívico electoral”. 

“Deberíamos estar trancando calles desde ya. Quedan pocos días y no podemos entregar el país”, declaró Alveres Vargas, una comerciante pensionada de 76 años, en un colegio de Chacao (este), bastión opositor, cuya fachada fue cubierta de letreros contra el gobierno.

Desatando temores de más caos y violencia, la estrategia contra la asamblea nacional constituyente (ANC) escala aún más las protestas iniciadas hace cuatro meses para exigir la salida de Maduro, con saldo de más de un centenar de muertos.

En medio de esa convulsión y una economía devastada, el presidente Maduro asegura que la constituyente traerá paz y estabilidad, mientras que la oposición asegura que reformará la Carta Magna para imponer un “sistema comunista”.

“En mi centro electoral, la constituyente no va”, “Mi voto es no votar”, “Maduro dictador”, se leía en los carteles. En Las Palmas, este de Caracas, varios efectivos del ejército los quitaban de la fachada del colegio La Consolación. A ellos iban dirigidos parte de los carteles, por ser la Fuerza Armada Nacional, a la que Maduro ha dado enorme poder político y económico, el sostén clave del gobierno. “FAN, honra tu uniforme”, se leía también.

Apología del delito

Por su parte, el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, tildó las acciones opositoras de irresponsables que “rayan en apología al delito”.

El poder electoral, acusado por la oposición de servir al gobierno, anunció “el cierre permanente” de centros de votación donde haya disturbios el domingo y habilitó otros de contingencia para que acudan los votantes de sitios conflictivos, como Chacao.

AFP

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.