Castro acusa a Trump de “recrudecer el cerco unilateral” a Cuba

El máximo dirigente cubano evita la ruptura y se muestra dispuesto a “negociar los asuntos bilaterales pendientes”

Raul Castro, en la Asamblea Nacional. AFP

Y Raúl Castro tomó la palabra. Un mes después del frenazo dado por Donald Trump al deshielo con La Habana, el octogenario dirigente cubano denunció ante la Asamblea Nacional la nueva política estadounidense y “el recrudecimiento del cerco unilateral”. En su andanada, el Primer Secretario usó la artillería habitual, pero como buen superviviente dejó una puerta abierta a la negociación de “los asuntos bilaterales pendientes”. “Cuba y los Estados Unidos pueden cooperar y vivir uno junto al otro, respetando las diferencias”, afirmó.

La respuesta del máximo dirigente cubano al desafío de Trump llega muy amortiguada. Tanto en el tiempo como en el tono. La Habana más que lanzarse a una escalada verbal con el volátil presidente de Estados Unidos, busca proteger los avances logrados durante el periodo de Barack Obama. Una decisión que responde posiblemente a una lectura atenta de la nueva política estadounidense.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.