Watergate no es nada en comparación con la trama rusa, según exjefe de inteligencia de EE.UU.

James Clapper, exdirector de Inteligencia Nacional, dijo este miércoles que el Watergate “palidece” en comparación con la controversia que rodea al gobierno de Trump y Rusia.

Clapper habló con los reporteros en un evento del Club Nacional de Prensa en Canberra, Australia, llevado por Sky News, y ofreció una cruda evaluación del escándalo que revive la historia del Watergate en Washington.

“Yo estaba en servicio activo, entonces, en la Fuerza Aérea, como un oficial joven, y fue una época de miedo”. Pero dijo, sin embargo, que cree que “cuando se comparan los dos escándalos, Watergate palidece realmente en mi opinión en comparación con lo que estamos enfrentando ahora”.

Clapper también compartió su preocupación con lo que llamó “el asalto interno a nuestras instituciones”, citando el tweet de Trump en enero comparando la comunidad de inteligencia con “Nazis” y “todo el episodio” del despido del director del FBI, James Comey.

Después de que Trump “menospreciara” a la comunidad de inteligencia con esa “absurda acusación”, Clapper dijo que “sentía la obligación de defender a los hombres y mujeres de los servicios de inteligencia de Estados Unidos. Así que lo llamé el 11 de enero y, sorpresivamente, (Trump) tomó mi llamada”.

Clapper continuó: “Traté ingenuamente de apelar a sus ‘más altos instintos’, señalando que el servicio de inteligencia que él estaba a punto de heredar es un tesoro nacional y que esa comunidad estaba comprometida a apoyarlo y hacerlo exitoso. Él simplemente me pidió refutar públicamente el ‘infame reporte’ [del FBI], algo que no podía hacer y no haría”.

Clapper también condenó arduamente un discurso que Trump dio ante en la sede de la CIA para conmemorar a los trabajadores muertos en el cumplimiento de su deber.

“Él usó eso para ganar apoyo entre la muchedumbre y como batalla contra las ‘noticias falsas’ de los medios. Sus acciones subsecuentes -compartiendo datos de inteligencia sensible con los rusos, y comprometiendo su fuente-, reflejan ignorancia o falta de respeto además de ser muy problemáticas “, comentó Clapper.

Con respecto al despido de Comey, Clapper calificó al hoy destituido exdirector del FBI como “distinguido servidor público” y criticó la decisión de Trump.

“Aparte de la atroz e inexcusable manera en la que se llevó a cabo, este episodio refleja el desprecio total por la independencia y la autonomía del FBI, nuestra principal organización de aplicación de la ley”, dijo Clapper.

“Así que, como he dicho, me preocupan estos asaltos a nuestras instituciones”, añadió.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.