Temer salva su primer gran escollo al evitar su destitución en el Tribunal Electoral

El presidente brasileño, más cuestionado y debilitado que nunca, logra su primera victoria desde el estallido de la crisis política

El instructor del caso en la corte electoral, Herman Benjamin, defiende su voto con el pañuelo en la mano, en el tercer día del juicio por supuesta corrupción en la campaña presidencial que compartieron en 2014 la destituida Dilma Rousseff y el actual mandatario Michel Temer JOÉDSON ALVES EFE

Lo que podría que haber supuesto un calvario para el presidente brasileño Michel Temer se ha convertido en su primera buena noticia en semanas. El Tribunal Electoral brasileño ha decidido, con 4 votos contra 3, no culpar al mandatario de las irregularidades con las que se financió la campaña electoral de 2014 de la que él salió elegido vicepresidente. El veredicto contrario hubiera sido letal para Temer, hoy presidente gracias solo al impeachment a Dilma Rousseff el agosto pasado. El Tribunal podría haber ordenado que fuera destituido de su cargo, algo que muchos en Brasilia esperaban, ya que Temer lleva ya casi tres semanas enquistado en una grave crisis política que ha llenado las calles y algunas instituciones de gente deseosa de que renuncie.

El juez instructor de la causa, Herman Benjamin, urgió a sus compañeros a destituir a Temer. Pero su compañía no era la indicada. El presidente del Tribunal Electoral, GIlmar Mendes, nunca ha ocultado su amistad con el mandatario. Hay otros tres jueces que fueron nombrados por él. Este grupo de cuatro estuvo interrumpiendo y cuestionando a Benjamin casi desde el mismo momento en que este comenzó a exponer la causa el martes.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.