Puerto Rico vota a favor de convertirse en un estado de EE.UU., pero…

Una mayoría de votantes puertorriqueños eligieron el domingo por convertirse en el estado número 51 de Estados Unidos en un referéndum no vinculante y con baja participación.

Los puertorriqueños votaron el domingo por abrumadora mayoría por convertirse en un estado de Estados Unidos en un referéndum no vinculante.

El 97% de los votantes lo hicieron a favor de la estadidad, un aumento con respecto al resultado celebrado en 2012, según los resultados oficiales de la Comisión Estatal Electoral. La opción de la independencia obtuvo 1,5 % de los votos y la de permanecer con el estatus actual, 1,3%.

Este fue el quinto referéndum sobre la condición de Puerto Rico con respecto a Estados Unidos.

“Hoy los puertorriqueños estamos enviando un mensaje fuerte y claro al Congreso de Estados Unidos y al mundo”, dijo el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, en un comunicado de prensa. “Corresponde a esta generación de puertorriqueños exigir y reclamar en Washington el fin de la indigna relación colonial y comenzar el proceso de incorporación de Puerto Rico como nuevo estado de la Unión”.

En última instancia, es el Congreso estadounidense el único órgano que puede aprobar nuevos estados.

“Como gobernador tengo la responsabilidad de hacer valer los resultados. Puerto Rico optó por la estadidad, llegó nuestro momento, llegó el momento de hacer valer la dignidad de Puerto Rico”, agregó Roselló.

Críticas de la oposición

El referéndum del domingo tuvo una participación muy baja, razón por la que la oposición lo tildó de “fracaso”.

Las cifras de la Comisión Estatal de Elecciones muestran que sólo 518.000 personas (o el 23% de los votantes) votaron en el referéndum del domingo. De acuerdo con cifras de la Comisión, 300.000 personas menos votaron a favor de la estadidad el domingo que en 2012.

“El resultado del plebiscito constituye un fracaso, un estrepitoso fracaso, para aquellos que se dejaron imponer la inclusión de la opción colonial con tal de impulsar un proceso con un aval federal imaginario y sólo servirá para dramatizar el desinterés y el rechazo a cualquier proyecto de anexión que se presente en el Congreso de EE.UU.”, dijo a CNN en Español María de Lourdes Santiago, vicepresidenta del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

“Ocho de cada 10 electores respondieron al boicot. El boicot le ganó a la estadidad en el día de hoy. El gran derrotado hoy, además de la estadidad, es Ricardo Rosselló”, dijo, por su parte, Héctor Ferrer, presidente del Partido Popular Democrático (PPD).

Rosselló disputó las cifras de la Comisión, diciendo a CNN que la participación fue del 33%.

En un comunicado, el gobernador dijo que viajaría a la capital estadounidense para hablar con el Congreso, la Casa Blanca y otras agencias con respecto a los resultados del referéndum.

“Ahora vamos a llevar estos resultados a Washington DC, con el firme apoyo no sólo de un ejercicio electoral debidamente ejecutado, sino también de una contingencia de observadores nacionales e internacionales, que pueden dar fe del hecho de que el proceso fue justo, bien organizado y democrático”, dijo Rosselló.

LEE: Es el mejor momento para que Puerto Rico haga negocios con Cuba… pero Trump tiene otros planes

Estadidad, independencia o algún punto intermedio

Las opciones en el referéndum del fin de semana incluyeron ser convertirse en un estado, el statu quo -permanecer como territorio autónomo de Estados Unidos- o convertirse en una nación independiente.

Cuatro plebiscitos y votos populares se habían llevado a cabo anteriormente para decidir el estatus de ciudadanía en relación con Estados Unidos. En tres de cuatro, los residentes de Puerto Rico votaron en contra de la condición de estado (en 1967, 1993 y 1998).

En el referéndum de 2012, la mayoría de los votantes eligió por primera vez la estadidad, pero el resultado no levó a ninguna parte. Algunos argumentaron que los resultados deberían haber sido considerados un “no”, ya que más de un tercio de los votantes dejó en blanco la parte sobre el estado alternativo.

Después de la quinta votación del domingo, el siguiente paso es otra votación en octubre.

Entonces, el Congreso tendría que aprobar una ley que exponga los detalles del proceso de transición en los próximos años, que terminaría en la condición de estado. Si el Congreso no aprueba la ley, el estatus de Puerto Rico permanecería como está.

Crisis económica

El referéndum se celebró en un contexto de grave crisis económica.

 

Foto:CNN

La isla tiene 74.000 millones de deuda y otros 50.000 millones de obligaciones pensionales en sus libros, haciendo de su caso, de lejos, la bancarrota municipal más grande jamás registrada.

LEE: Claves para entender la grave crisis económica de Puerto Rico

La isla ha estado en una recesión económica por alrededor de una década y la tasa de desempleo es del 11,5%.

La falta de trabajos, particularmente bien pagados, también ha llevado a que la población haga un éxodo masivo de su país. La población de la isla ha caído en un 10% desde 2007.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.