El colombiano que fabrica y dona prótesis de superhéroes a niños de bajos recursos

Christian Silva con uno de los niños beneficiados (Crédito: Fabrilab)

Shaio Valeria Novas Giraldo, de 6 años, dice que cuando recibió su prótesis sintió que la mano le creció mágicamente. Desde el estudio en Bogotá de Fabrilab, la empresa que le donó su prótesis, esta niña que nació con una amputación congénita de su mano izquierda muestra con orgullo la que llama su “mano robot de la Mujer Maravilla”.

Sus padres, sonrientes, la observan desde la esquina del taller que dirige el ingeniero colombiano Christian Silva. Al fondo se escucha el ruido de las impresoras 3D que nunca se detienen: están creando, sin parar, prótesis para niños de bajos recursos que Fabrilab diseña, produce y dona.

Wilmer García, Christian Silva y Antonio Pulido, junto con un niño beneficiario, feliz con su prótesis del Hombre Araña.

“Fue muy difícil llegar al hospital a verla. Me llamaron los médicos a ver qué se podía hacer sobre sus prótesis. Fuimos y le preguntamos qué quería para sus manitos, dijo que La Sirenita. Le hicimos los moldes, el escáner 3D y el día de su cumpleaños se las entregamos. Estaba muy feliz. Fue emocionante verla”, afirma Silva.

Este ingeniero colombiano se dedicó a fabricar y diseñar prótesis desde que estaba por graduarse como ingeniero de la Universidad Nacional de Colombia. Decidió hacerlo por un primo suyo, que perdió parte de su mano en un accidente de infancia.

“Vi la oportunidad de usar todo lo que había aprendido en la universidad para darle a él una mejor calidad de vida”, recuerda Silva.

A los niños que llegan por una prótesis se les toman moldes de yeso del muñón. Con base en esas medidas se diseña la prótesis y se imprime en las máquinas. Luego se ensambla, se pinta y comienza el proceso de rehabilitación con el niño.

La Universidad Manuela Beltrán de Colombia ayuda a Fabrilab en el proceso de adaptación y rehabilitación de los menores, así como con acompañamiento psicológico y valoración física.

“Para mí, el trabajo que hacemos en Fabrilab es el desarrollo de mi carrera profesional enfocado en ayudar a las personas y mejorar sus vidas”, dice Silva, que ahora está estudiando un doctorado.

“Los niños que reciben las prótesis son muy agradecidos, y nos ven como ejemplo. Muchos nos dicen que quieren hacer lo que nosotros hacemos cuando sean grandes”, añade. Es decir, quieren ser hombres y mujeres maravilla, superhéroes.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.