Anulado el juicio a Bill Cosby por agresión sexual al no lograr el jurado un veredicto

Tras más de 50 horas de deliberaciones, se ha producido un situación de bloqueo y el juez ha anulado la vista

Bill Cosby (derecha) llega al juicio en el sexto día de deliberaciones del jurado. KEVIN HAGEN AFP

El juez ha anulado el juicio a Bill Cosby por agresión sexual después de que el jurado se haya declarado varias veces incapaz de consensuar un veredicto unánime, después de más de 50 horas de deliberaciones, lo que de momento supone una victoria para el famoso actor, de 79 años, si bien la fiscalía puede pedir que se repita el juicio. Siete hombres y cinco mujeres llevaban desde el pasado lunes por la tarde tratando de decidir de forma unánime si el famoso actor es culpable o inocente de haber drogado y abusado sexualmente de una mujer llamada Andrea Constand una noche de 2004 y el juez, Steven O’Neill, les ha permitido este sábado tirar la toalla.

El juicio comenzó el 5 de junio en Norristown (Pensilvania), donde se encuentra el tribunal del condado Montgomey, y se desarrolló de forma más rápida de los previsto. Concluyó el pasado lunes por la tarde y entonces comenzaron las sesiones maratonianas de deliberaciones, que quedaron bloqueadas. El jueves el jurado ya se dio por vencido, pero el juez les instó a seguir intentándolo, hasta que ha declarado la nulidad por “necesidad manifiesta”.

El hombre, al menos de momento, se la liberado de los 10 años de prisión a los que se enfrentaba, pero la figura, la del icono televisivo de los 80, el ‘padre de América’, difícilmente se sacudirá la sordidez. Durante el proceso, el actor ha reconocido durante el proceso haber suministrado sedantes potentes -ahora ilegales- a mujeres con las que quería acostarse. Más de 60 mujeres le han acusado de agresiones sexuales en los últimos años. Además, tiene varios pleitos civiles pendientes.

Solo el caso de Andrea Constand le ha hecho responder de cargos criminales en muchos casos debido a lo antiguo de las otras acusaciones. El actor y la mujer se conocieron en la Universidad de Temple, en Filadelfia, de la que él era patrono y en la que ella trabajaba como directora de operaciones del equipo de baloncesto. Forjaron, según coinciden ambos, una relación cordial. Él tenía entonces 66 años y ella 30, y mientras ella explica que le consideraba un mentor y consejero, la defensa de Cosby alega que siempre tuvo intenciones románticas con la joven.

Una noche de 2004, Constand lo visitó en su casa, a las afueras de la ciudad, para comentar con él un posible giro profesional (quería convertirse en fisioterapeuta), sentía estrés por la situación y el cómico le ofreció unas pastillas -Benadryl-, aseguran que eran de herbolario. “Son tus amigas, te relajarán”, contó Constand que Bill Cosby le dijo al darle tres píldoras. Luego, según su versión, quedó paralizada y solo pudo ver inmóvil cómo el actor abusaba de ella. “En mi cabeza, yo estaba intentado mover mis manos o mis piernas, pero estaba congelada”, dijo ante el jurado reunido en el tribunal de Norristown. “Quería que parase”, añadió, pero “no era capaz de luchar de ninguna forma”.

Cosby se acogió a su derecho a no declarar durante el juicio, lo cual le evitó muchos riesgos, pero al mismo tiempo dejó al jurado con una declaración de 2005 como testimonio al que acogerse, que se pudo ecuchar en el juicio y en el que la celebridad admite que suministraba sedantes a las mujeres con las que quería acostarse.

Constand había denunciado el actor en 2005, pero el caso se cerró en 2006 después de que la fiscalía no presentara cargos y con un acuerdo de silencio entre las partes. Sin embargo, se reabrió en 2015 a raíz de un regueros de acusaciones de otras decenas de mujeres.

La espiral comenzó en 2014, cuando el cómico Hannibal Buress bromeó sobre Cosby llamándolo violador. “Pongan ‘Cosby violador’ en Google, hay más entradas que de Hannibal Buress”, dijo, según Los Angeles Times. Aquello llevó a muchas mujeres afirmar públicamente que el actor también había abusado de ellas en el pasado. Él respondió y Andrea Constand reclamó la desclasificación de la declaración judicial de Cosby correspondiente a su caso -de entre finales de 2005 y principios de 2006- alegando que él ya había roto el acuerdo de silencio. La estocada final fue la publicación los archivos del viejo interrogatorio de Cosby que pidió Associated Press y en la que se recogía esa admisión de haber drogado a mujeres con las que quería relaciones sexuales.

El jurado no ha sido capaz este 2017 de declararle culpable o inocente.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.