Renuncian tres integrantes de la Junta de Gobierno UPR, gobernador nombra a dos

LA FORTALEZA – Mientras el gobernador Ricardo Rosselló Nevares designó el martes, al profesor Walter Alomar Jiménez y a la licenciada Zoraida Buxó Santiago como integrantes de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR), informes de prensa señalan que tres de los integrantes de esa Junta presentaron su renuncia.

Se supo que el presidente de la Junta de Gobierno, el doctor Carlos Pérez Díaz, junto al ingeniero Carlos del Rio, quien es el vicepresidente, y el licenciado Frank Catalá Morales dimitieron a sus posiciones dentro de la Junta.

En cuanto a los nombrados por el gobernador, Alomar Jiménez se ha desempeñado como profesor en el área de patentes en la Escuela de Derecho de la UPR y además ejerce la abogacía en la práctica privada. Mientras, Buxó Santiago fue secretaria del Departamento de Corrección y Rehabilitación y mantiene su práctica como abogada.

“Tal y como fue nuestro compromiso, realizo estas designaciones luego de una evaluación profunda sobre las cualificaciones de los nominados para llenar dos de las vacantes disponibles en la Junta de Gobierno de la UPR. No tengo duda que con su experiencia y sensibilidad ambos designados guiarán por el mejor camino a la Universidad”, sostuvo Rosselló Nevares en declaraciones escritas.

El primer ejecutivo agradeció la disponibilidad de ambos abogados para servir a la Universidad en tiempos de grandes retos.

“En momentos como este es que se pone a prueba el compromiso de los ciudadanos con la Universidad de Puerto Rico y nuestra Isla. Gracias a los licenciados Alomar Jiménez y Buxó Santiago por aceptar conformar parte del máximo organismo rector de nuestra Universidad cuando más se necesitan personas capacitadas e íntegras”, sostuvo el mandatario.

Al momento de efectuar las designaciones a la Junta de Gobierno de la UPR, el primer ejecutivo manifestó que “para que se produzca una apertura de la Universidad, la propia comunidad universitaria debe evidenciar que tiene la voluntad de regresar al trabajo; el deseo de reanudar las labores académicas y el regreso a la normalidad en los recintos”.

“Pretender lograr la apertura de la Universidad, sin que la comunidad universitaria demuestre tener la voluntad de regresar a las labores académicas y administrativas, seria provocar situaciones de violencia frente a los portones que deben evitarse”, agregó el gobernador.

“Exhorto a toda la comunidad universitaria, tanto a los administradores, el estudiantado, el claustro y los empleados no docentes a buscar un diálogo real, no ficticio, manteniendo el orden y el respeto. Nuestra Administración se reitera en el respeto a la autonomía universitaria y en el cumplimiento de la ley. Confiamos en que la comunidad universitaria podrá dar cátedra y demostrar que precisamente desde la academia el diálogo es posible y genera resultados. Es el mejor ejemplo que se le puede dar a Puerto Rico “, concluyó Rosselló Nevares.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.