Rectora Interina UPR-RP informa continuación de clases para el 11 de mayo

SAN JUAN – La Rectora del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), doctora Carmen Rivera Vega, informó el lunes, sobre una Orden de Mandamus e Injuction Preliminar del Tribunal de Apelaciones que ordena la continuidad de cursos y reapertura a más tardar para el 11 de mayo de 2017.

¨Desde esta posición hemos promovido firmemente la solución pacífica de este conflicto por vías que garanticen la apertura del Recinto con la validez moral que brinda la legitimidad del consenso, que es vital para sostener una institución universitaria. Por otro lado, en este momento, tenemos un dictamen dispuesto por el Tribunal que ordena la apertura del Recinto este jueves, 11 de mayo de 2017. Nuevamente hago un llamado al estudiantado y a todos los miembros de la comunidad universitaria, desde los espacios que ocupan y los medios que tienen (reuniones, comunicados, asamblea estudiantil, etc.), a actuar con los más preciados valores universitarios de forma consensuada y cónsona con la política institucional que rige a nuestra Universidad¨, concluyó la rectora interina en declaraciones escritas.

¨La Universidad abierta es un espacio como ningún otro en nuestra sociedad, en que la búsqueda del conocimiento y la justicia se hace posible. Por ello, estoy convencida de la potencia y efectividad de los reclamos de justicia que se lanzan desde una Universidad abierta, con el apoyo vigoroso de todos sus sectores¨, añadió.

Todo lo anterior, además, se da en el contexto de la reciente Orden de Mandamus e Injunction Preliminar emitida el pasado 5 de mayo por el Tribunal de Apelaciones de Puerto Rico. En este dictamen se ordena, textualmente, “al Recinto de Río Piedras y a la Universidad de Puerto Rico, a través de su Presidenta Interina y Rectora Interina, a no más tardar del próximo jueves, 11 de mayo de 2017, a las seis de la mañana (6:00 a.m.), a proveer los cursos en el calendario académico del presente semestre universitario y restablecer el acceso al Recinto.

Asimismo, el Tribunal ordena a la Universidad, a través de todos sus oficiales, agentes y empleados(as) a “(a) continuar con las labores educativas del Recinto, conforme al calendario educativo vigente; (b) permitir el libre y seguro acceso al Recinto, sus instalaciones, edificios y salones de clases y actividades; y, (c) no impedir de ninguna forma lo dispuesto en [la] orden. “

La orden judicial, por sus propios términos, es obligatoria para todos los “oficiales, agentes, sirvientes(as), empleados(as) y abogados o abogadas” de la Universidad lo cual implica “a la comunidad universitaria con vínculos directos y formales con el Recinto y la Universidad, incluyendo a: sus empleados(as) docentes y no docentes, a tiempo parcial al igual que jornada completa, contratistas, estudiantes, profesores(as) y otros(as) con iguales vínculos directos y formales con el Recinto y la Universidad”.

“Oportunamente estaremos emitiendo instrucciones al personal docente y no docente, así como al estudiantado, para cumplir con estas directrices del Tribunal¨, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.