PUERTO RICO La triste realidad de los jubilados de Puerto Rico que invirtieron en bonos del gobierno

El Gobierno sugirió un plan de reestructuración de deuda con algunos acreedores y bonistas a quien deben más de 3.800 millones de dólares. Los jubilados no se sienten incluidos en el mismo.

Carlos Ponce De León y Teresa García invirtieron en bonos de Puerto Rico porque su pago estaba garantizado por la constitución de la isla. La quiebra del gobierno bajo el Plan Promesa destruyó sus proyectos.

“Me siento estafado porque confié en el Gobierno y realmente nos ha fallado. Nos ha dejado a nosotros en una situación realmente… somos, vamos a ser posiblemente un grupo de personas los nuevos pobres de Puerto Rico”, dijo Carlos Ponce De León, un ingeniero jubilado.

Nunca imaginaron que la deuda pública de Puerto Rico de más de 70.000 millones de dólares fuera a cambiarles la vida. La notificación del gobernador, Ricardo Rosselló, a la Junta de Supervisión Fiscal, el pasado 3 de mayo, de acogerse al Título III de la ley federal conocida como Promesa, por sus siglas en inglés, la cual declararía al país en bancarrota, les confirmó la gravedad de su situación.

“Mi familia se ve afectada porque realmente he reducido el ingreso para poder continuar con los gastos, sobre todo los gastos de salud”, dijo Ponce De León.

El Gobierno sugirió un plan de reestructuración de deuda con algunos acreedores y bonistas a quien deben más de 3.800 millones de dólares. Los jubilados no se sienten incluidos en el mismo.

“Nosotros estamos indefensos ante el Gobierno que es todopoderoso, que tiene el aparato gubernamental para realizar muchas cosas que realmente a nosotros se nos hace muy difícil contrarrestar”, expresó Ponce De León.

Teresa García laboró en la industria farmacéutica. “Yo realmente me siento bien, bien decepcionada. Yo no tengo el dinero para ir a litigar a ninguna corte ni pagar un abogado que lo haga”, dijo Teresa García.

Además del sector de los jubilados, sobre un millón de accionistas de cooperativas en Puerto Rico también se han visto afectados por la situación económica que atraviesa la isla. Carlos Ponce De León y Teresa García pertenecen al grupo de aproximadamente 60.000 puertorriqueñoos que invirtió en bonos del gobierno y que desconocen cuando recibirán algún pago. Según, la organización Bonistas del Patio, la cual los representa, la cantidad de dinero invertida por todos sus miembros es cercana a los 15.000 millones de dólares.

(CNN Español)

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.