Nivia Fernández dice paro UPR le ha costado casi un cuarto de millón al país

SAN JUAN – La presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico, Nivia Fernández dijo el miércoles que por la paralización en el Sistema de la UPR le ha costado a la institución 245,415 dólares hasta la fecha, debido a los proyectos de construcción de mejoras permanentes que han quedado en suspenso.

“La situación es muy preocupante toda vez que todos los esfuerzos se concentran en reestablecer las operaciones académicas y administrativas en todas las unidades. Los daños que continúan generándose representan gastos cuantiosos y la institución no cuenta con los recursos presupuestarios adicionales para estas reparaciones mayores, a lo que deberán sumarse las pérdidas de incalculable valor que puedan surgir por colecciones y obras que forman parte de nuestro patrimonio”, dijo Fernández Hernández en declaraciones escritas.

Explicó que los gastos incurridos son principalmente por concepto de recargos administrativos, disminución en la productividad y diversos actos de vandalismo reportados. Al 16 de mayo, estos gastos acumulados ascienden a 184,365 dólares en el Recinto de Río Piedras, en paro desde el 28 de marzo; a 47,550 dólares en la UPR en Humacao y a 13,500 dólares en la UPR en Arecibo. Además, la UPR reporta la pérdida aproximada de 4,307 dólares cada día en ahorro energético y de agua debido a la interrupción de los proyectos de mejoras permanentes en el Recinto de Río Piedras; al día de hoy, esta pérdida en ahorros asciende a 215,357 dólares.

Según informó Fernando Pla, director de la Oficina de Desarrollo Físico e Infraestructura de la UPR, el proyecto más urgente es la planta de enfriamiento de agua helada en el Recinto de Río Piedras, que abastece los 32 edificios del campus. La universidad adquirió torres de enfriamiento para este sistema, pero no han podido instalarse debido al conflicto huelgario.

“La llegada de los equipos coincidió con el paro estudiantil, por lo que las torres se están almacenando en contenedores en el recinto, a un costo diario de 1,700 dólares para la UPR”, destacó Pla.

Los gastos generados por el atraso de este proyecto ascienden a 57,800 dólares.

El director enfatizó que el retraso en la instalación de las torres coloca en riesgo al sistema de aire acondicionado del campus, ya que “puede fallar en cualquier momento debido a las precarias condiciones en las que se encuentra el mismo. Si el sistema de enfriamiento colapsara, en 24 horas tendríamos 32 edificios enfermos debido al crecimiento de hongos y humedad descontrolada”.

Pla afirmó que existen otros riesgos si fallara la planta de enfriamiento. Por ejemplo, los laboratorios de los edificios Facundo Bueso y Julio García Díaz requieren control de temperatura y de humedad constante debido a las investigaciones en proceso y al almacenamiento de reactivos químicos. Asimismo, la Biblioteca José M. Lázaro almacena colecciones muy valiosas que requieren temperatura y humedad controlada para prevenir el crecimiento de hongos tóxicos.

Otro de los proyectos afectados en el recinto riopedrense, las mejoras a la azotea de la Biblioteca José M. Lázaro, le ha costado a la UPR 48,568 dólares en gastos adicionales durante el paro. Esto incluye pérdidas de 2,500 dólares debido al vandalismo de una verja de seguridad de madera y el desmantelamiento de un andamio; 24,793 dólares por concepto de disminución de productividad; y 2,500 dólares para el reemplazo de materiales que estaban siendo utilizados en los portones de entrada como barricadas, entre otros gastos.

Para el proyecto antes señalado, al contratista no le fue permitido acceso al campus el 28 de marzo y, los tres días subsiguientes, sólo le fue permitido acceso peatonal, lo cual requirió esfuerzos y tiempo adicional en cuanto a accesibilidad, falta de material y equipos. Al ser vandalizada la verja de la zona de trabajo, los materiales tuvieron que ser reubicados en el techo del edificio por razones de seguridad, ya que son inflamables, resultando en un costo adicional. No fue hasta el 3 de abril que se garantizó la entrada vehicular del contratista.

Los otros proyectos de construcción de mejoras permanentes que están en curso en el Recinto de Río Piedras, y que le han costado gastos adicionales a la UPR por situaciones relacionadas con el paro, son las mejoras a la azotea del edificio Julio García Díaz (Edificio de Biología), con gastos ascendentes a 31,393 dólares; y la rehabilitación de la Biblioteca Gerardo Sellés Solá de la Facultad de Educación, con 44,529 dólares en gastos adicionales. La rehabilitación de ambas bibliotecas tomará seis meses.

En el caso de la UPR en Humacao, los dos proyectos interrumpidos por el paro son la modernización del Centro de Estudiantes, con un gasto aproximado de 2,300 dólares por día, y las mejoras estructurales al Teatro de la unidad, con un gasto de 1,900 dólares por día. Hasta la fecha, los gastos por la paralización del proyecto del Centro de Estudiantes ya suman 28,850 dólares, mientras que el atraso en el proyecto del Teatro le ha costado a la institución 18,700 dólares.

Finalmente, en la UPR en Arecibo se encuentra paralizada la construcción del “Learning Commons”, un anexo a su Biblioteca. Este espacio de alta tecnología serviría como centro de estudio para los estudiantes, con áreas de reuniones, un laboratorio de lingüística y un café. Los gastos por la interrupción del proyecto son aproximadamente 2,300 dólares al día, con un total de 13,500 dólares acumulados hasta la fecha.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.