Los demócratas cuestionan las intenciones de Trump al despedir a Comey

El director del FBI lideraba la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones del 2016
Otros

James Comey, director del FBI. SUSAN WALSH AP

La destitución del director del FBI, James Comey, cuyo protagonismo en los últimos meses de la política estadounidense ha generado polémica, ha pillado por sorpresa a Washington. La decisión la hizo pública la Casa Blanca en la tarde de este martes. Entre los demócratas, la reacción ha provocado un amplio rechazo por el miedo a que Donald Trump esté apartando del terreno de juego a la persona que investiga los posibles lazos de su campaña con los rusos. Entre los republicanos hay opiniones divididas en cuanto a la decisión. Estas son las reacciones iniciales más importantes:

Demócratas

El congresista demócrata Adam Schiff, que encabeza el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes —uno de los grupos de legisladores que también investiga la posible colusión del equipo Trump con los rusos durante la campaña— afirmó que el despido de Comey “alza severas dudas sobre si la Casa Blanca está interfiriendo en una investigación criminal”.

Elizabeth Warren, prominente y veterana senadora demócrata, escribió en Twitter: “Es hora de que el Congreso deje de mirar a otro lado. Donald Trump no puede elegir a la siguiente persona para continuar con esta investigación crítica”. Warren, al igual que otros legisladores, es partidaria del nombramiento de un fiscal independiente para la investigación a Trump.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer, afirmó en una rueda de prensa que consideraba que Trump estaba cometiendo un “grave error”. “La primera pregunta es: ¿Por qué ahora? ¿Acaso las investigaciones sobre Rusia estaban acercándose demasiado al presidente?”, cuestionó el veterano senador.

Bernie Sanders, el excandidato a la presidencia y rival de Hillary Clinton en las primarias del Partido Demócrata, se sumó a las críticas a Trump al cuestionar si el presidente tiene algo que esconder.

Republicanos

A falta de la reacción del jefe de los republicanos en el Congreso, Paul Ryan, algunas figuras importantes del partido expresaron sus opiniones iniciales a la decisión.

John McCain, excandidato presidencial y veterano senador republicano por el Estado de Arizona, criticó la destitución de Comey. “Esta decisión del presidente solo confirma la necesidad y urgencia de un comité especial para investigar la interferencia rusa en las elecciones de 2016”, afirmó McCain, que elogió al ahora exdirector del FBI calificándole de un “hombre de honor e integridad”.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, no comentó la decisión y se limitó a decir que la cámara alta estará lista para confirmar al nominado por el presidente para sustituir a Comey.

Lindsey Graham, senador por Carolina del Sur y uno de los pocos republicanos que ha sido tajante con Trump hasta ahora, tomó una posición más moderada que McCain. “Dadas las polémicas recientes en torno al director (del FBI), creo que un cambio vendrá bien a la agencia y al país. Sé que ha sido una decisión difícil para todos”, afirmó el legislador.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.