Gobernador explica por qué aunque el presupuesto es mayor, tiene menos dinero disponible

LA FORTALEZA – El gobernador Ricardo Rosselló Nevares explicó el miércoles porqué la cuantía del presupuesto de 9,562 millones de dólares es mayor al vigente y a la misma vez menor.

“La cantidad del presupuesto será de 9,562 millones de dólares, el de ahora es 8,986 millones de dólares. Pero esos números no se pueden comparar”, dijo el gobernador en un aparte con periodistas, previo a la presentación del presupuesto, junto al director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, José Marrero.

“El mayor reto de este presupuesto fue cubrir el pago de las pensiones”, expuso por su parte, Marrero.

En el plan fiscal, el presupuesto contemplado era de 9,248 millones de dólares.

Según el gobernador, este presupuesto incluye el pago de 2,551 millones de dólares para el pago de las pensiones de los empleados del gobierno; 590 millones de dólares, para pagos de deudas pasadas que arrastra el propio gobierno y 190 millones de dólares para la reserva que solicitó la Junta de Control Fiscal (JCF).

“Si restas todas esas partidas, el numero neto que queda es de 7,440 millones de dólares. Ciertamente hay una reducción, lo que pasa es que el número final termina reflejando un número más grande, por lo que representa el pago de las pensiones”.

“Las deudas pasadas se refiere a la práctica que tenían algunas agencias, de cuando se estaba acercando el fin de mes del año fiscal, acumulaban facturas y no las entraban al sistema porque se habían gastado todo el presupuesto. Aguantaban las facturas y esperaban al presupuesto del 1 de julio. Nosotros lo que hemos hecho, es que dentro del presupuesto acomodamos esa cantidad, cogemos el impacto y frenamos la práctica. Absorbemos esas deudas ahora y para el presupuesto del 2019 tendríamos gastos corrientes con ingresos corrientes”, expuso por su parte el director de OGP.

Si se toma en cuenta el presupuesto consolidado (que incluye a las corporaciones públicas), el presupuesto es similar al vigente, mencionó el gobernador.

En este presupuesto, se incluyeron los 296 millones de dólares que se prevé apruebe el Congreso para el Medicaid; los estimados macroeconómicos que pronostican una caída en el desarrollo económico de 218 millones de dólares para este año fiscal y 400 millones para el segundo año fiscal y se aumentaron los estimados en el impuesto del tabaco. De igual forma, se entiende como aumento unos cambios en el Departamento de Hacienda, que deben aumentar la captación de impuestos. También, se eliminaron las partidas multianuales y asignaciones especiales.

El pago del servicio de la deuda, se mantiene de acuerdo al Plan Fiscal en 400 millones de dólares. Lo mismo ocurre con la reducción en el presupuesto de la Universidad de Puerto Rico y los subsidios a los municipios.

En las partidas de gastos del gobierno, hubo una reducción de 9.1 porciento. La cifra incluye un 32 por ciento de reducción en el renglón de mercadeo y pautas; 40 por ciento menos en gastos de compra de materiales; 13 por ciento de reducción en el pago de nómina y 47 por ciento de reducción en los subsidios.

No obstante, el componente de Salud tendrá un aumento en su presupuesto, al igual que la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico (AAFAF), los gastos para mejoras capitales y las Alianzas Publico Privadas.

Para el 30 de abril, se le sometió el documento a la Junta de Control Fiscal. A finales de mayo la entidad federal creada bajo la ley federal PROMESA culminó la evaluación.

“La información que recibí a través de nuestro representante (Elías Sánchez) es que todos los componentes están validados y fue tan reciente como ayer”, sentenció el gobernador.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.