Venezuela anuncia su retirada de la OEA

El Gobierno de Nicolás Maduro toma esta decisión después de que la Organización de Estados Americano convocase una reunión para analizar la situación del país

Nicolás Maduro, durante un acto en Caracas este martes REUTERS

Venezuela, acorralada e incapaz de defender la crisis que atraviesa ante el organismo regional más importante, ha decidido abandonar. Delcy Rodríguez, la canciller de Venezuela, anunció este miércoles que su país se retirará de la Organización de Estados Americanos (OEA). La noticia llega tras semanas de repetidas reuniones de la organización para condenar la crisis del país.

Rodríguez compareció en Caracas escasos minutos después de que 19 países miembros de los 34 de la OEA aprobaran por votación la convocatoria de una reunión entre cancilleres para tratar la crisis venezolana. Aunque todavía se desconoce el lugar y la fecha, la decisión, tomada durante una reunión extraordinaria, supone una elevación del tono de la organización frente al país bolivariano, que en las últimas semanas ha vivido una serie de protestas rodeadas de violencia.

“El jueves, tal como ha instruido el presidente Nicolás Maduro, presentaremos la carta de denuncia a la OEA e iniciaremos un procedimiento que tarda 24 meses”, dijo Rodríguez, que redobló las críticas contra la institución que considera un foro para “el intervencionismo e injerencismo”. Para completar su retirada, Venezuela también deberá pagar una deuda de 8,7 millones de dólares contraída con la organización.

Samuel Moncada, el representante de Venezuela ante la OEA, defendió en la sesión previa a la votación que la OEA es la causa de los disturbios en el país. “Desde aquí se alienta a los extremistas”, afirmó Moncada ante los países miembros. También insistió en que la institución ha perdido su imparcialidad y trata de imponer un tutelaje al país bolivariano sobre cómo resolver sus asuntos internos.

Durante la sesión, Moncada, con un discurso derrotista y sin nadie a quién atacar —sólo dos de los 19 países “enemigos” hicieron uso de la palabra—, trató de evitar la convocatoria de los cancilleres. Propuso, como ya solicitó Rodríguez con anterioridad, que se tuviera un debate sobre la situación venezolana en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), un organismo regional al que no pertenecen ni Estados Unidos ni Canadá.

Tanto la decisión de Venezuela como la de una mayoría de estados miembros pone de relieve el aislamiento político al que hace frente el régimen de Maduro. Durante las últimas semanas, además de las repetidas sesiones en la OEA, una cascada de denuncias han sido dirigidas al Gobierno de Caracas tanto de organizaciones internacionales como de Gobiernos específicos. Colombia y Perú, entre otros países, retiraron sus embajadores hace poco menos de un mes.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.