Una app mexicana para viajeros y traslado de productos obtiene apoyo en Francia

Nayeli Roldán (@nayaroldan)

Gustavo Hernández, de 22 años, suspendió sus estudios de ingeniería en Veracruz, se mudó a Francia y tiene una pequeña empresa que lanzará una app para viajeros en México, Perú, Chile y Francia este mes. Mientras en Europa consideran que su idea podría alcanzar niveles de aceptación y negocio como Uber o Airbnb, en México le cerraron las puertas durante dos años.

Con la aplicación llamada Loggap, Gustavo y dos de sus compañeros fueron reconocidos en la French Tech Ticket 2017, una iniciativa que busca llevar a Francia a los talentos internacionales en materia de innovación. Ganaron una beca por 25 mil euros, visa de trabajo, capacitación y alojamiento en una incubadora de start-up en París por seis meses.

En los últimos dos años intentó por todas las vías conseguir financiamiento para desarrollar la aplicación en México, pero en este país “si eres joven no te toman en serio”, dice Gustavo.

Después de batallar y ser estudiante de ingeniería en matemáticas en el Tecnológico de Monterrey campus Veracruz, ahora recibe asesoría de influyentes en innovación en Europa, con la meta de hacer crecer su plataforma en más países de Europa y Latinoamérica.

La app y el reto de la desconfianza

En 2015, después de unos meses estudiando en Chile como parte de un intercambio, Gustavo extrañaba los dulces típicos y las tortillas, pero el envío desde México era más costoso que los mismos productos. Finalmente los consiguió gracias a amigos mexicanos que viajaron a Sudamérica para asistir a los partidos de futbol de la Copa América.

Ese fue el inicio de la idea para crear la aplicación. La lógica es muy sencilla: ser una opción entre viajeros para llevar productos de tu país a otro rincón del mundo, sin utilizar el servicio de paquetería internacional y sus altas tarifas.

Aunque se trata de un intercambio a partir de la confianza entre usuarios, la primera barrera que encontraron en México para conseguir financiamiento fue la duda sobre la seguridad en los envíos. ¿Cómo evitarían que la plataforma pudiera ser usada para transportar droga?

Esa duda los dejó en el tercer lugar de un concurso de innovación convocado por Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA) y el Tec de Monterrey. Lo mismo ocurrió en otras competencias para emprendedores en la Ciudad de México, Veracruz y el Estado de México.

Efectivamente la seguridad es el reto de la aplicación, reconoce Gustavo, pero lo solucionan a través de dos cosas: verificando cada envío mediante las cuentas de redes sociales de los usuarios, cuenta de correo, y creando una programación efectiva para evitar alguna mala experiencia.

Los productos deben ser nuevos, empaquetados desde las tiendas donde se compran y el viajero que entrega el producto recibe una recompensa monetaria que se determina según el tamaño, peso y la dificultad para transportarlo.

Actualmente la aplicación funciona en versión beta para Android desde octubre de 2016, pero ya suma 6 mil usuarios registrados y este mes lanzarán la versión para iOS. Hasta el momento han realizado 226 entregas utilizando PayPal. Los productos van desde comida o artículos típicos de cada país hasta gadgets cuyos precios varían entre regiones.

¿Por qué Francia?

Gustavo explica que acudió con el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) para buscar apoyo, pero no tuvo éxito. Nadie creía en la aplicación. También intentó en incubadoras mexicanas pero “los apoyos siempre se los dan a los mismos”.

El primer intento internacional le funcionó. Logapp fue seleccionada para Startup Chile como uno de los 95 mejores proyectos postulados entre 2 mil 400. Así, él y sus compañeros recibieron una beca de 30 mil dólares para desarrollar su proyecto. Gracias a eso pudieron lanzarlo en Chile y México.

Leer Más

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.