Rusia dice a EE UU que no le fuerce a elegir entre El Asad y Washington

Putin asegura que la relación con Washington ha empeorado y que la confianza ha descendido “sobre todo en el aspecto militar”

El secretario de Estado de EE UU, Rex Tillerson, este martes a su llegada a Moscú. MAXIM SHEMETOV (REUTERS) REUTERS-QUALITY

Rusia ha advertido a Estados Unidos de que su intervención en Siria, a través de un ataque aéreo en represalia por el bombardeo con armas químicas a la población civil, es “una violación de la ley” y que “no debería repetirse”. Es lo que le ha trasladado el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, a su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, que se encuentra de visita en Moscú. Un viaje clave para las relaciones entre los dos países y que ha empezado con una dura retórica de Washington contra Moscú por su apoyo al régimen del sirio Bachar el Asad, a quien EE UU y la mayoría de los países occidentales responsabilizan del ataque químico que el pasado 4 de abril acabó con 86 civiles en la localidad siria de Jan Sheijun.

“No nos pongan en la falsa disyuntiva de estar con vosotros o contra vosotros”, le ha dicho Lavrov a su colega estadounidense al comenzar el encuentro. Una respuesta a la advertencia que Tillerson hizo ayer al Gobierno de Putin, al que le reclamó que debería elegir entre aliarse con EE UU o mantener su apoyo a Bachar el Asad junto a Irán y Hezbolá.

Mientras, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha asegurado este miércoles que el nivel de confianza con el Gobierno estadounidense, ahora liderado por Donald Trump, ha empeorado, “sobre todo en el aspecto militar”. “El nivel de confianza no ha mejorado sino más bien ha descendido, sobre todo en el aspecto militar”, ha asegurado el mandatario, en una entrevista concedida al canal de televisión ruso Mir, según informa la agencia Sputnik.

Tillerson, por su parte, dijo esperar que en la reunión con Lavrov se puedan “clarificar” las posiciones de cada uno, “determinar las diferencias y por qué existen” y ver “el modo de reducirlas”. Para Rusia, como ha insistido Lavrov en su reunión, la postura del presidente Donald Trump sobre Siria continúa siendo un misterio. “No lo voy a ocultar, nos han surgido muchas preguntas teniendo en cuenta las ideas a veces contradictorias que se han dicho en Washington en relación con todo el ámbito de las relaciones bilaterales y multilaterales”, ha subrayado Lavrov, que ha insistido en que para Rusia es muy importante entender “las verdaderas intenciones de la Administración [Trump]”.

Tillerson coincidió con su colega ruso y expresó su esperanza de que el “encuentro sirva para impulsar un diálogo abierto y sincero” para que los dos países puedan desarrollar sus relaciones “en una dirección positiva”. “Este encuentro se produce en un momento muy importante, en el que intentamos aclarar nuestras posiciones y hablar de los ámbitos en los que nuestros objetivos e intereses coinciden, pese a las diferencias tácticas”, afirmó.

Poco antes de la cita entre los dos responsables de Política Exterior, el viceministro ruso de Exteriores, Sergei Ryabkov, recalcó que la retórica de Washington tiende a ser “primitiva y grosera”, un tono más duro que el empleado por su superior.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.